La familia pudo más, y el soldador viajero volvió a Roca → RocaNoticias.com La familia pudo más, y el soldador viajero volvió a Roca

La familia pudo más, y el soldador viajero volvió a Roca

Clic para descargar desde Google Playstore la APP Android de RocaNoticias.com - Todas las noticias en un solo lugar
Su visión ya no es la mismo, pero Patricio sigue dedicado a cada trabajo.
 Foto Juan Thomes.

Patricio Santander, de 14 años, nació en Chile, pero pasó la mayor parte de su vida viviendo en Roca. Aprendió a soldar. Desde entonces, ha estado viajando en la mayor parte de la Patagonia durante 10 años para mantener compañías petroleras. Pero su amor por su familia lo trajo de vuelta a Alto Valle, viendo crecer a sus tres hijos.

Hoy tiene 48 años y tiene nietos. Cuando llegó el invierno, hizo estufas artesanales y las vendió a familias carenciadas de el área a precios asequibles.

Él dijo: "Cuando llegué al país, tenía solo un año y hemos estado escapando de la dictadura militar en el estado de Victoria en Chile".

El hermano de Pato fue el presidente de su universidad local durante su juventud. Por esta razón, su padre Vicente fue encarcelado durante una semana, y cuando lo liberaron, lo amenazaron de muerte.

Él dijo: "Somos cinco hermanos, primero nos instalamos en una granja en Mainqué, luego nos instalamos en Roca". Don Vicente (Don Vicente) es camionero en Chile, porque no tiene licencia de conducir, pero tiene cierta comprensión del mantenimiento mecánico.

Cuando Pato tenía 14 años, su padre compró una pequeña máquina de soldar en Bulonera Patagonica, la famosa ferretería de la ciudad. En ese equipo, comenzó sus primeros trabajos. Más tarde, su padre contrató a un soldador profesional, donde Patricio aprendió más conocimiento. Desde entonces, le apasiona la soldadura.

Un día, tuvo su primer gran trabajo: en un cobertizo en un almacén. Pato tenía 16 años y no tenía mejor idea que quitarse la máscara.

Él dijo: "Solé toda la tarde, pero cuando terminé el trabajo, pusimos la herramienta en el camión y la luz eléctrica me mató, ese fue mi bautismo".
Recordó: "Me quedé en la oscuridad durante tres días, pero luego no dejé de soldar".

En 2000, se unió a una empresa metalúrgica que prestaba servicios a compañías petroleras en Rincón de los Sauces. Para entonces, estaba casado y tenía tres hijos. Él dijo: "Hizo diez veces allí". A la edad de 32 años, la misma compañía lo envió a la capital federal para participar en cursos de soldadura de alta presión para estudiar acueductos, barcos y tanques de combustible. 

El entrenamiento duró dos meses. "Si quieres aprender, primero debes enseñarte a ti mismo, de lo contrario, si vienes por primera vez, puedes ir a Buenos Aires para no perder el tiempo aquí", preguntó el supervisor.
Las estufas las vende a vecinos humildes de la región.

Pato dijo con confianza: "Mi deseo es aprender, por eso caminé tan lejos". Allí, comenzó a mejorar la soldadura de alta presión y obtuvo permiso para realizar dicho trabajo. 

Después de pasar mucho tiempo en Rincón de los Sauces, ingresó a una gran empresa de aluminio llamada Aluar en Puerto Madryn, el único gran productor de metales en Argentina y uno de los mayores productores de metales en Sudamérica.

Además de Neuquén y Chubut, también trabajó en Santa Cruz. Él dijo: "Donde quiera que vaya, me dan una casa con todas las comodidades". Sin embargo, a pesar del lujo y el generoso salario después de 10 años de viaje, se detuvo debido a sus conversaciones con colegas a punto de jubilarse.

"Trabajo en todas partes, pero mi única hija murió hace dos años y me retiré cuatro años después. He trabajado en el extranjero toda mi vida, en lugar de disfrutar de mi familia y estar con mi hija", dijo su colega. Dijo Carlos cuando la alimentaba. matemáticas. Él enfatizó: "Mire a Santander, ganará dinero, pero no puede disfrutar a los niños".

Será enviado a Santa Cruz, pero decide regresar a Roca para vivir con su familia. Él dijo: "Comienzo desde el principio, gracias a Dios, todo está sucediendo". Dijo que tenía muchas herramientas en el lugar donde trabajaba, pero cuando regresó a casa, solo el pequeño soldador dejado por su padre, comenzó a trabajar con él.

Cuando era un adolescente, había hecho algunas estufas eléctricas de baja potencia para la venta. En 2010, los produjo nuevamente y actualizó el diseño. Con orgullo dijo: "Casi no tengo herramientas. Ahora podemos hacer todo el trabajo manualmente. Hace dos años, pude construir mi propio estudio".

Los clientes que compran estufas son vecinos de bajos ingresos y pueden comprarlos a precios asequibles. En invierno, tiene unos 25 años, y el resto del tiempo produce escaleras, rejas y cobertizos. 

Él dijo: "En casa es muy importante para mis hijos, por lo que deben respetar a su hogar y a sus padres". Hoy, los dos trabajan en el taller. También fabrica aberturas de aluminio. Después de trabajar duro, continuó dando prioridad a la familia en lugar de los altos salarios proporcionados fuera de la provincia.

$ads={2}

Sumáte a nuestras Redes Sociales con información al instante:
RocaNoticias.com

Dejar un comentario


Noticia Anterior Noticia Siguiente