La terminal de Roca, entre la supervivencia y la soledad → RocaNoticias.com La terminal de Roca, entre la supervivencia y la soledad

La terminal de Roca, entre la supervivencia y la soledad

Clic para descargar desde Google Playstore la APP Android de RocaNoticias.com - Todas las noticias en un solo lugar

Durante este tiempo, visitar las ciudades de la región dejó una conclusión muy triste y famosa: "tiempos de pandemia". Tomemos como ejemplo a General Roca, que participó en el trabajo de comunicar a la ciudad y otras ciudades del Alto Valle, lo que resultó en cambios en la dinámica de la ciudad. 

Uno de los lugares para comunicarse con la región y el resto del país es la terminal. El edificio fue fundado por Miguel Saiz y ha acogido a cientos de personas día tras día durante muchos años hasta la segunda semana de marzo.

Una larga fila, termómetro y alcohol para las manos. Así reciben los empleados de la terminal a quienes van a buscar alguna encomienda o utilizan al cajero de la estación de colectivos de Roca.
La terminal de Roca, entre la supervivencia y la soledad
Control de temperatura a los usuarios. Fotos: Juan José Thomes.

El paisaje de la estación ha cambiado dramáticamente en los últimos tres meses. De profundos murmullos a la muerte. Desde toda la familia con mochilas y maletas hasta el pasillo vacío. Desde el sabor del café en el bar hasta la reducción del tiempo para vender productos en las redes sociales y la comida entregada en su puerta. Ya no vemos a estudiantes y trabajadores usando el transporte público para las actividades diarias.

La zona de las plataformas, que habitualmente tenía micros de larga o media distancia, hoy sirve como lugar de carga y descarga de encomiendas.

El transporte es uno de los sectores más afectados por la pandemia, ya que el coronavirus obligó a frenar los movimientos de un lado a otro. Apenas se mantiene con servicio reducido la empresa KOKO, que comunica con las ciudades vecinas a través del interurbano.

Durante la administración de Soria, el Museo Municipal fue trasladado al segundo piso y se convirtió en un lugar simbólico en la terminal. Pero hoy, una serie de sillones dificulta el paso de las escaleras, y no ha visitado la exposición durante más de 90 días, ni tiene la oportunidad de apreciar el trabajo.

La terminal de Roca, entre la supervivencia y la soledad
Una imagen que habla por sí sola. Desierto total a las 19:30 en los pasillos.

Bares, clubes locales y quioscos son dos lugares abiertos. La razón por la cual el terminal sigue moviéndose automáticamente es con cajero automático. Con respecto a la economía, los trabajadores en diferentes regiones están de acuerdo en que "abrir en esos tiempos no es suficiente para generar ganancias, pero al menos es algo". Pocas personas estiman que las compañías de autobuses reanudarán el trabajo a fines de este año o incluso en 2021. Debido a sus características, el transporte y sus derivados son los sectores más afectados por la pandemia. La terminal, como la situación habitual del proyecto, considera silenciosamente la crisis. Su característica más dolorosa es cuándo terminará. No está claro.


El bar, un símbolo del contexto

Personas de todas las direcciones pasan a través de las publicaciones vinculantes. Es uno de los lugares emblemáticos de la estación de autobuses. En Roca, Claudio y su hijo Facundo lograron todo. Cocinan, sirven, compran productos, limpian y administran.

La terminal de Roca, entre la supervivencia y la soledad

Tras las dos primeras semanas de cuarentena donde el edificio permaneció cerrado, el bar volvió a funcionar con servicio de delivery.
‘‘Son días muy duros. Incursionamos en el delivery pero se genera como mucho un 30% de lo que se generaba antes’’, comenta Claudio.
Con un protocolo de higiene que les dio el municipio, el bar regresó al trabajo. ‘‘Al tener solo contacto con el mensajero , es bastante simple, a comparación de comercios que tienen contacto con gente’’, explica Facundo.

La terminal de Roca, entre la supervivencia y la soledad
Claudio contó la situación que viven en el bar.

‘‘Fue un cambio tremendo. Se frenó de golpe y la terminal está totalmente vacía. Se añoran esos días de movimiento. Se extraña el día a día porque es muy diferente a lo que era antes’’, dice su papá.
En medio de la crisis, trabajadores de otros rubros se sumaron al rubro gastronómico por delivery. Tanto la oferta como la demanda crecieron mucho y en el bar la reman con horarios de apertura al medio día (de 11 a 14) y a la noche (de 19 a 23).
‘‘Todo es redes sociales y la demanda está ahí. Es un día a día, muy irregular. Hay que estar y trabajarlo’’, afirman.

Algunos se enojan, son escuchados y se tranquilizan

En términos de seguridad y salud, la terminal de autobuses tiene varios requisitos desde que se puso en funcionamiento a principios de abril. En una pandemia, y como parte de la flexibilidad de la actividad, se ha determinado que quienes tienen la intención de ingresar al edificio siguen la misma ruta. Los que van a buscar el paquete se reúnen con otros que usarán el cajero. Sin embargo, para las empresas que llegan colectivamente, el sistema de turnos está programado por fecha y hora.

‘‘Algunos hacen lo que quieren y se quieren pasar de vivos. Compran por internet pero vienen acá y dicen que no saben que hay un sistema de turnos o que no saben cómo conseguirlo online’’, explica Dora, que trabaja en la oficina de Crucero del Norte.
La terminal de Roca, entre la supervivencia y la soledad
Largas colas se ven todos los días en la terminal.

‘‘La viveza criolla no descansa ni con la pandemia. Mi explicación cuando alguien viene sin turno o se pone insistente es que yo me quiero cuidar y pretendo hacer lo mismo con los que me rodean, no voy a dejar que la irresponsabilidad de otro me haga correr un riesgo a mi’’, completa.
‘‘Hoy me pasó de discutir con dos personas. En realidad ni siquiera discutimos, me dediqué a escucharlos y explicarles lo que se puede hacer y lo que no. Una vez que se descargan, recién ahí respetan lo que se les pide’’, dice uno de los empleados de la terminal que controla la temperatura de la gente en el ingreso.

Con la llegada del invierno, las mañanas en la Patagonia son muy frías, y Roca no es la excepción. Esto es de esperarse. Temprano en la mañana, las personas pueden esperar dentro del edificio para evitar permanecer al aire libre manteniendo siempre una distancia segura y evitando el contacto siempre que sea posible.

$ads={2}

Sumáte a nuestras Redes Sociales con información al instante:
RocaNoticias.com

Dejar un comentario


Noticia Anterior Noticia Siguiente