Río Negro aplica estrategias dispersas y no logra bajar la curva del covid-19 → RocaNoticias.com Río Negro aplica estrategias dispersas y no logra bajar la curva del covid-19

Río Negro aplica estrategias dispersas y no logra bajar la curva del covid-19

Clic para descargar desde Google Playstore la APP Android de RocaNoticias.com - Todas las noticias en un solo lugar

Río Negro quedó expuesta a principios de la semana pasada por el informe nacional que ubicó a la provincia con los números más altos de letalidad por covid-19 en el país.

Ahora bien ¿está muriendo más gente que en otros distritos de la Argentina o esas estadísticas parten desde otra realidad?

Epidemiólogos consultados por RÍO NEGRO advierten que es muy difícil pensar que en este punto de la Patagonia esté ocurriendo algo extraordinario con el virus, que aumente su potencia devastadora. Lo que creen, teniendo en cuenta cómo se calcula la tasa de letalidad, es que la base sobre la que se referencia la cantidad de muertes es muy baja. En pocas palabras, que en Río Negro se está testeando poco y que los casos de coronavirus son muchos más que los reportados oficialmente por el Ministerio de Salud.

¿Y por qué se testea poco? Las mismas voces especializadas que cuestionan las políticas del gobierno dicen que eso responde a una falla en la estrategia inicial de control de focos.

Cuando apareció un caso sospechoso y luego una confirmación, en las principales ciudades no hubo una acción lo suficientemente efectiva para que esa persona y sus contactos estrechos se aislaran. Por eso muchos se sintieron en libertad para volver a las calles y por eso en pocas semanas hubo circulación comunitaria del virus.

Seis meses después del inicio de la cuarentena y con una red sanitaria que no puede salir del estado de saturación, una pregunta central es cómo se sigue trabajando en el terreno. Y desde ahí parten otros interrogantes.

¿Se mantienen las mismas pautas que al principio? ¿Se corrigió algún rumbo? ¿Por qué en algunas ciudades, como Viedma, se desplegaron recientemente operativos conjuntos entre el municipio, Nación y personal de Salud de la provincia, cuando en otras ciudades eso nunca ocurrió?

Con las respuestas de autoridades, trabajadores y especialistas externos de las cuatro ciudades más pobladas, aparece la imagen de una provincia fragmentada en sus políticas sanitarias.

Esa descentralización no estaría mal si respondiera a las particularidades sociales de cada región.

Sin embargo, en Río Negro tienen una influencia marcada las dificultades para coordinar acciones entre intendentes y funcionarios provinciales, además de las carencias estructurales del sistema de salud, donde muchas veces no hay recursos humanos ni económicos para desplegar operativos intensivos y prolongados en los barrios.

El panorama muestra entonces numerosos esfuerzos individuales o de grupos pequeños, sin lograr hasta el momento que la curva de contagios –y consecuentemente, la tasa de letalidad- tomen el camino descendente tan anhelado.

Roca evaluó llevar el aislamiento a 21 días, pero lo descartó

En Roca se aplica desde el inicio de la pandemia la misma estrategia, con visitas domiciliarias y llamados telefónicos para el control de los casos confirmados y de sus contactos estrechos.

En la ciudad con más dificultades para coordinar una acción conjunta entre el Municipio y la Provincia, por las disputas políticas de sus gobernantes, el trabajo en terreno no tuvo los resultados que esperaban las autoridades sanitarias.

Así lo admite la directora del hospital, Ana Senesi, quien de todas maneras recibió otra mirada sobre la situación, cuando hace dos semanas intercambiaron experiencias con epidemiólogos enviados a la provincia por el gobierno nacional.

Les planteamos que hacemos tantas cosas y no vemos que se baje la curva. Y ellos contestaron: “Si no hubieras hecho todo lo que hacés, esto hubiese sido mucho peor”. Eso nos reconforta, porque lo que para nosotros podría haber sido frustrante, tuvo su reconocimiento”, señaló.

Senesi destacó el trabajo de los voluntarios, que llegan a visitar a 1.700 personas por día y contó que se plantearon la posibilidad de llevar el aislamiento de los contactos estrechos de 14 a 21 días. “Pero si muchos no cumplen ni siquiera los 14, imaginá lo que sería con 21”, evaluó.

“No hay mucho más para hacer. Seguir concientizando y aprovechar las ventajas que tenemos, porque acá podemos dar respuestas en el día y actuar, cuando en otras provincias pasan los 10 días de enfermedad y algunos todavía no reciben los resultados de los hisopados”, finalizó.



Sumáte a nuestras Redes Sociales con información al instante:


Dejar un comentario


Noticia Anterior Noticia Siguiente