Usted esta aquí
Inicio > Regionales >

Docente de música absuelta tras acusaciones falsas de abuso infantil: Un calvario que cambió su vida

Docente de música absuelta tras acusaciones falsas de abuso infantil: Un calvario que cambió su vida

La docente de música marplatense, Analía Schwartz, vivió una verdadera pesadilla tras ser acusada injustamente de corrupción de menores y abuso sexual. Las denuncias, realizadas por padres de algunos de sus alumnos de los jardines de infantes de los colegios Gianelli y Fleming ambos de Mar del Plata, sumieron a Schwartz en un calvario que afectó no solo su vida personal, sino también su salud mental y la de su familia. En una carta pública, la docente expuso los impactantes efectos que tuvo en su vida el escarnio mediático y los escraches tanto en las calles como en las redes sociales.

Después de una exhaustiva investigación, los jueces de la Sala V del Tribunal de Casación determinaron que Schwartz era inocente de los delitos que se le imputaban. En su fallo de más de doscientas páginas, los magistrados pusieron en jaque la indagación que realizaron los padres a los niños antes de formular las denuncias, argumentando que muchas de ellas se basaron en rumores y que los interrogatorios pudieron haber sido inadecuados.

La absolución de Schwartz llegó tras más de once años de sufrimiento y persecución. En su carta pública, la docente relató cómo su vida cambió en un instante, pasando de desarrollar su profesión con amor y cariño a enfrentar el escarnio mediático y los escraches públicos que la hicieron temer por su vida y la de sus seres queridos. Estos hechos la llevaron a dejar de trabajar en el sistema educativo y sumirse en una profunda depresión que le impidió disfrutar y acompañar el crecimiento de sus hijos.

Schwartz, consciente de que su caso no es aislado, señaló que muchas docentes en todo el país están pasando por situaciones similares, llevándolas incluso al extremo de tomar la trágica decisión de quitarse la vida. Es por ello que la docente busca que su historia sea un llamado de atención para que se garantice un debido proceso en los casos de abuso infantil, evitando presiones, manipulaciones y falsos informes, y llegando siempre a la verdad.

La absolución de Analía Schwartz pone de manifiesto la importancia de una justicia imparcial y de la responsabilidad que todos tenemos como sociedad de evitar las acusaciones falsas que pueden destrozar la vida de inocentes. La docente marplatense espera que su caso sirva de luz para todos aquellos que están pasando por situaciones similares, para que se acabe esta locura y prevalezca la verdad. Con los niños y con los docentes, no hay lugar para la injusticia.


Ir arriba