Usted esta aquí
Inicio > Regionales >

Femicidio de Agustina: las claves de la acusación y la defensa de Pablo Parra

Femicidio de Agustina: las claves de la acusación y la defensa de Pablo Parra

El lunes próximo comenzará el juicio contra Pablo Demián Parra, el técnico en seguridad e higiene que está imputado por el femicidio de Agustina Fernández, la adolescente pampeana que llegó a nuestra ciudad con ilusión de estudiar medicina. Doce ciudadanos, seis mujeres y seis varones, deberán escuchar con atención durante los doce días que durarán las audiencias: ellos decidirán si Parra es culpable o inocente.

 

O lo que es lo mismo: si es condenado a prisión de por vida, o sale libre. O puede ser condenado por un delito menor. Los últimos juicios que se realizaron en la ciudad dejaron muchas experiencias para defensores y fiscales. Por ejemplo: Martín Marilef fue juzgado por intento de femicidio, algo que los jurados no vieron; y la calificación de “lesiones leves” le permitió recuperar la libertad. Otro caso diferente fue el de Cristian Vallejo, condenado a 12 años y medio de prisión por intento de femicidio también.

 

Leé también: Intento de femicidio: Marilef fue declarado culpable por lesiones leves y quedará libre

 

El “caso Marilef” seguramente está siendo analizado por el defensor principal de Parra, Juan Manuel Coto, para entender que fibra tocó su colega Rubén Antiguala para convencer a los jurados de que no hubo una verdadera intención de matar.

 

De todos modos, este juicio será totalmente diferente. A Agustina la asesinaron a golpes, hay otra carga de pruebas y no hay dudas sobre la calificación del hecho. La fiscalía debe demostrar que el imputado fue el autor del hecho.

 

 

Para ello, presentará dos pericias claves. Una, el relevamiento de las cámaras de seguridad de la ciudad, siguiendo al Hyundai de Parra. Según ese estudio, Parra salió del departamento ubicado en la calle Confluencia, pero no se dirigió hacia la zona céntrica, como había dicho. Dio una vuelta y se estacionó a unas cuadras del lugar. Entre 30 y 40 minutos después, se lo ve pasar otra vez. Esto le daría una oportunidad de estar en el lugar en el momento del crimen.

 

La otra prueba clave para la fiscalía es el retazo de tela azul con ADN de Parra. Fue encontrado en la alambrada que rodeaba el departamento y que fue derribada por la persona que ingresó al lugar para asesinar a Agustina.

 

Seguí leyendo: El imputado aceptó los cargos y fue declarado culpable de intento de femicidio

 

La defensa, por su parte, no sólo intentará “bajarle el precio” a estas dos pericias sino que además intentará centrarse en otros dos aspectos. Uno, que Parra fue revisado al día siguiente del salvaje ataque contra la adolescente por los médicos policiales, y no presentaba ninguna herida. Y dos, que bajo las uñas de Agustina se encontró ADN de una tercera persona. Corresponde a un hombre, que no erra el novio de la chica ni el propio Parra.

 

Falta muy poco para que comience el juicio.

 

 


Ir arriba