Usted esta aquí
Inicio > Regionales >

Inicia la transición hacia un nuevo esquema tarifario energético

Inicia la transición hacia un nuevo esquema tarifario energético

El Gobierno de la Nación ha dado inicio a un periodo de transición con el objetivo de implementar un nuevo régimen tarifario en el sector energético. Esta medida, que se extenderá por seis meses, tiene como fin reducir gradualmente los subsidios en las boletas de luz y gas, y propiciar la puesta en funcionamiento de la Canasta Básica Energética (CBE), la cual estará focalizada en los usuarios residenciales más vulnerables.

A través del Decreto 465/2024, publicado en el Boletín Oficial, se establece que este periodo de transición podrá ser ampliado por única vez. Con la implementación de este nuevo esquema tarifario, se busca trasladar a los usuarios los costos reales de la energía, promover la eficiencia energética y asegurar el acceso al consumo indispensable de energía eléctrica y gas por redes, así como el gas envasado, para los usuarios residenciales vulnerables.

El actual régimen de subsidios generalizados ha mostrado ciertas deficiencias, ya que no distingue entre usuarios residenciales y comerciales, beneficiando a aquellos que no necesitan tal apoyo en perjuicio de los más vulnerables.

Además, este modelo fomenta un consumo ineficiente y una dilapidación de los recursos naturales y económicos del Estado Nacional. Por el contrario, el nuevo esquema de subsidios busca garantizar el acceso al consumo indispensable solo a aquellos hogares que realmente lo requieran y lo necesiten, incentivando así un consumo eficiente y reduciendo los gastos públicos.

El Ejecutivo considera que es conveniente iniciar la transición hacia un esquema de subsidios focalizados, que se base en la autosuficiencia económica-financiera del sector energético, las exportaciones de gas y petróleo, la libre interacción entre oferta y demanda, y un marco de incentivos a la inversión privada en infraestructura.

Durante este periodo de transición, se establecen algunas facultades para el Ministerio de Energía, las cuales incluyen el establecimiento de topes en los volúmenes de consumo subsidiados, la aplicación de descuentos sobre el componente Energía en las tarifas finales correspondientes a los usuarios residenciales, y la posibilidad de abonar a precios mayoristas los volúmenes de consumo que excedan los límites subsidiados. Además, se realizarán revisiones periódicas de los volúmenes máximos a subsidiar y se buscará actualizar los indicadores patrimoniales de los usuarios.

También se invitará a los usuarios residenciales a reempadronarse en el Registro de Acceso a los Subsidios a la Energía (RASE), a fin de actualizar el padrón de beneficiarios y minimizar errores de inclusión y exclusión. Por último, se determinarán mecanismos de compensación para las licenciatarias o concesionarias de servicios de distribución, a fin de equilibrar los menores ingresos durante la vigencia del periodo de transición.

Con esta medida, el Gobierno busca «implementar un nuevo esquema tarifario que sea eficiente, focalizado y que garantice el acceso de los usuarios residenciales más vulnerables a la energía indispensable, estableciendo topes y promoviendo el consumo responsable». Esta transición hacia un modelo autosustentable representa un cambio importante en el sector energético, que busca equidad y eficiencia en el uso de los recursos.


Ir arriba