Usted esta aquí
Inicio > Alto Valle >

A TRAVÉS DEL DENOMINADO “VISHING”, UNA BANDA ESTAFÓ POR $ 5 MILLONES

A TRAVÉS DEL DENOMINADO “VISHING”, UNA BANDA ESTAFÓ POR $ 5 MILLONES
A TRAVÉS DEL DENOMINADO “VISHING”, UNA BANDA ESTAFÓ POR $ 5 MILLONES

Una banda que cometió reiteradas estafas en la región, está siendo juzgada por un tribunal neuquino en una causa de gran complejidad jurídica debido a las dificultades que presenta la investigación, la cantidad de personas afectadas y de imputados. Se trata de una nueva forma de estafa, mediante la cual estos delincuentes lograron apoderarse de una suma de cinco millones de pesos.

La organización estaba integrada por 10 personas y el delito que se les atribuyó fue asociación ilícita en concurso real con estafa (cuatro hechos). Según la fiscalía, sus miembros integraron una estructura destinada a cometer delitos, al menos, durante un año y medio; con cuatro hechos en enero de 2021, marzo de 2021, febrero de 2022 y junio de 2022.
Cada una de estas personas tenía funciones delimitadas y previamente acordadas, para desempeñarse en el contexto de una organización destinada a cometer delitos.

La modalidad delictiva con la que actuaban, era la conocida como «vishing», en la que a través de una comunicación telefónica, el victimario falsea una identidad para obtener información de sus víctimas y, luego, realizar compras en su nombre.

El “vishing” engloba dos conceptos y surge de la combinación de “voice” (voz, en inglés) y “phishing”, tal como se denomina a los engaños basados en la suplantación de identidad.
En este caso, el sistema para cometer los engaños era por teléfono, haciéndose pasar por representantes de empresas, bancos u otras entidades. Por esta vía convencían a quienes llamaban para que les dieran datos personales, de tarjetas de crédito o débito y claves de acceso a cuentas bancarias. Una vez que obtenían esa información, realizaban compras en comercios del rubro de la construcción, electrodomésticos y telefonía, entre otros.

El fiscal jefe Pablo Vignaroli y la asistente letrada Tanya Cid pidieron la prórroga por seis meses de una investigación. Vignaroli remarcó que el caso fue declarado complejo por la cantidad de imputados e imputadas que tiene, así como el de víctimas, lo cual permite ampliar los tiempos de la investigación.

El juez de garantías que dirigió la audiencia, respaldó el pedido y amplió el plazo de investigación en seis meses, a contar desde el 8 de enero de 2024.
 
 

En resumen:
Resumen en español del contenido en 100 palabras

Una banda que cometió reiteradas estafas en la región, está siendo juzgada por un tribunal neuquino en una causa de gran complejidad jurídica debido a las dificultades que presenta la investigación, la cantidad de personas afectadas y de imputados. Se trata de una nueva forma de estafa, mediante la cual estos delincuentes lograron apoderarse de una suma de cinco millones de pesos.

La organización estaba integrada por 10 personas y el delito que se les atribuyó fue asociación ilícita en concurso real con estafa (cuatro hechos). Según la fiscalía, sus miembros integraron una estructura destinada a cometer delitos, al menos, durante un año y medio; con cuatro hechos en enero de 2021, marzo de 2021, febrero de 2022 y junio de 2022.
Cada una de estas personas tenía funciones delimitadas y previamente acordadas, para desempeñarse en el contexto de una organización destinada a cometer delitos.

La modalidad delictiva con la que actuaban, era la conocida como «vishing», en la que a través de una comunicación telefónica, el victimario falsea una identidad para obtener información de sus víctimas y, luego, realizar compras en su nombre.

El “vishing” engloba dos conceptos y surge de la combinación de “voice” (voz, en inglés) y “phishing”, tal como se denomina a los engaños basados en la suplantación de identidad.
En este caso, el sistema para cometer los engaños era por teléfono, haciéndose pasar por representantes de empresas, bancos u otras entidades. Por esta vía convencían a quienes llamaban para que les dieran datos personales, de tarjetas de crédito o débito y claves de acceso a cuentas bancarias. Una vez que obtenían esa información, realizaban compras en comercios del rubro de la construcción, electrodomésticos y telefonía, entre otros.

El fiscal jefe Pablo Vignaroli y la asistente letrada Tanya Cid pidieron la prórroga por seis meses de una investigación. Vignaroli remarcó que el caso fue declarado complejo por la cantidad de imputados e imputadas que tiene, así como el de víctimas, lo cual permite ampliar los tiempos de la investigación.

El juez de garantías que dirigió la audiencia, respaldó el pedido y amplió el plazo de investigación en seis meses, a contar desde el 8 de enero de 2024.
 
 


(Gentileza mediosdelaire)
Ir arriba