You are here
Home > Regionales >

A un año de contagiarse, habló el primer paciente de coronavirus de Roca

A esta altura el año pasado, el coronavirus desembarcaba por primera vez en Roca, manifestándose en el cuerpo del primer roquense reportado como positivo: Ezequiel Andrade, un médico que trabaja en el Sanatorio Juan XXIII.

Con 32 años, nacido en Córdoba y recibido de médico en la Universidad Nacional de La Rioja; Ezequiel fue el primer roquense en padecer covid-19. Si bien su caso fue leve, fue pionero en vivenciar la incertidumbre y el temor, que luego experimentaron más de 6.630 roquenses que lo sucedieron en doce meses de pandemia, según las cifras oficiales.

“Hace un año atrás me contagie de covid. Fui el primer caso diagnosticado. Dudo que haya sido el primer caso que haya habido, pero si el primer diagnosticado”, empezó su relato en una entrevista con LA COMUNA.

El de Ezequiel fue considerado un “caso importado”, porque contrajo la enfermedad durante un viaje a Europa. Ese viaje era su sueño, lo había planeado toda su vida, pero en medio de la visita turística tuvo que afrontar el estallido de covid. Cuando regresó a la ciudad, a los tres días comenzó con síntomas y recién tras una semana de aislamiento e internación, obtuvo la confirmación del instituto Malbrán, que en aquel entonces era el único centro habilitado y presentaba importantes demoras.

“No tengo muy claro como me contagié (…) Creo que el mayor contacto estrecho lo tuve en el viaje de vuelta de España a Argentina, donde había gente sintomática. Esa fue la maxima exposición”, comentó.

Fueron días de incertidumbre y temor que pasaron rápido. Lo que no pasó rápido fue toda la cola que trajo tener covid y no haber tenido privacidad»
Ezequiel Andrade, médico primer caso covid en Roca

Hoy, a un año de su regreso del viejo continente; lamenta haber padecido la enfermedad, pero lo que más le pesan son los difíciles tiempos que tuvo que atravesar por el acoso, el maltrato y el comportamiento social que vivió por parte de la comunidad. Y quizás es por eso, que tras tanto desgaste, hoy decide contar su testimonio, a modo de fomentar la crítica y autocrítica social, necesaria en medio de la emergencia sanitaria mundial que no piensa retroceder.

“En total estuve 14 días internado sin complicaciones ni requerimiento de oxígeno. Fueron días de incertidumbre y temor que pasaron -por suerte- rápido. Lo que no pasó rápido fue toda la cola que trajo el haber tenido covid y no haber podido tener privacidad de mi diagnostico, de mi condición. Fui muy acosado por todos los medios habidos y por haber, redes sociales, teléfono.No solo yo, sino también mi familia estando a 1500 km de distancia recibiendo insultos y agravios porque todo el mundo decía cosas que no eran”, comentó Ezequiel en diálogo con este medio.

Tiempo después se animó a ver las redes sociales donde vio falacias, injurias y acusaciones de todo tipo. Relató cómo hasta sus vecinos habían pedido que lo sacaran de su casa. “Un montón de situaciones que no solo padecí yo, sino mi familia. Por suerte todo pasó, quedó en el tiempo y con paciencia, acepté que cuando uno tiene miedo por uno y por los que lo rodean, el raciocinio no entra en juego y aparece lo más básico que tenemos, que es el instinto”, reflexionó el joven.

Ahora está cursando el cuarto año de Clínica Médica en el sanatorio Juan XXIII y hace apenas unos días, recibió la segunda dosis de la vacuna Sputnik V.

“Fue con mucho temor”, contó Ezequiel, porque luego de la primera dosis, había tenido algunos efectos adversos como fiebre y dolor muscular. “Nada que no pasara con un Paracetamol”, contó. Ahora, en la segunda, solo tuvo un episodio de fiebre; pero ya está encaminado hacia la esperada inmunización.

A un año de haber contraído covid, Ezequiel sigue en la primera línea de batalla contra la pandemia, desde su rol como trabajador de la salud como tantos otros que cayeron y se levantaron; aunque algunos quedaron en el camino. “La incertidumbre no te deja vivir en paz, aumenta la ansiedad, desencadena mecanismos de defensa que te hacen estar alerta 24/7 (…) Tuvimos pérdidas, pérdidas que lamentamos profundamente y que dificultaban seguir trabajando”, contó sobre los duros meses de 2020.

La pandemia a través de los meses: desde el pico en octubre a la baja en marzo

El primer caso positivo de covid en Roca fue diagnosticado el 23 de marzo de 2020, hace exactamente un año. A partir del 11 de abril, comenzaron los casos en forma aislada y relacionados con el brote del Sanatorio Río Negro de Cipolletti, donde se contagiaron dos enfermeros oriudos de Roca. Al mismo tiempo, se confirmó un caso en una mujer 77 años, sin nexo epidemiológico, quien falleció el 20 de abril. Esa fue la primera fallecida por covid.

Entre el 19 y 23 de abril, ocurrió un foco de contagios en barrio Nuevo (siete casos) y el 9 de mayo, un hombre de 83 años de Mosconi se contagió y murió. Fue la segunda muerte por coronavirus.

Así inició la pandemia en Roca, lenta y progresivamente, pero sin descanso; la curva comenzó a subir hasta el mes de octubre, cuando se registró el mayor pico de casos acumulados mensuales en toda la pandemia, con más de 1500 positivos reportados en el mes. En orden de cantidad de positivos, sigue el mes de septiembre, en el que hubo más de 1000 casos y en tercer lugar, enero, con más de 800 mensuales. Luego de enero, la curva comenzó a bajar.

En lo que va de marzo, Roca lleva 170 casos reportados de covid. La curva de contagios volvió a bajar iniciado el 2021, con reportes que hablan de menos de 4 casos positivos por día en Roca en algunas jornadas de marzo, el piso más bajo desde inicios del año pasado.

  • 6640 casos acumulados de covid-19 se reportaron en Roca en un año, desde que se detectó el primer caso oficial.
  • 118 personas oriundas de Roca fallecieron por las consecuencias de la enfermedad, en un año.
(Gentileza lacomuna)

Top