Usted esta aquí
Home > Regionales >

A un año de transitar un aborto en Roca, cuenta su testimonio tras la aprobación de la Ley

Por razones de salud, hace un año, una joven de 24 años accedía a una Interrupción Legal del Embarazo (ILE) en el Hospital Francisco López Lima de Roca, en el marco de la Ley Provincial 4.796 de abortos no punibles.

Al cumplirse el primer aniversario de ese hecho que la marcó; y luego de sufrir no solo dolor físico sino emocional por hostigamientos, la joven se animó a contar su experiencia en el marco de la aprobación del aborto legal el pasado 30 de diciembre en el Senado de la Nación.

Según relató a LA COMUNA, desde su adolescencia forma parte de los movimientos de mujeres locales; y siempre estuvo a favor del derecho a decidir y de terminar con la clandestinidad del aborto; pero como muchas, no se imaginaba que ella sería una de las que transitara esa situación.

Te puede interesar: Tras la aprobación en el Senado, el aborto legal es ley en Argentina

«A un año de mi interrupción, después de haber estado en la vigilia (mientras se debatía el proyecto de Ley), y después de haber luchado por años en los Encuentros de Mujeres por la consigna «Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir», agradezco a esos espacios porque por ellos accedí a un derecho y conocí las opciones que tenía», contó la chica, cuya identidad no será revelada.

Contó que no fue tarea sencilla el antes, el durante ni el después de la práctica. Si bien no tuvo grandes problemas para acceder a la ILE por su situación de salud, comentó que vivió «maltratos» por parte de algunos trabajadores de salud que la atendieron, aunque no todos.

El área de Trabajo Social fue al primer lugar al que acudió, acompañada y asesorada por su madre y diferentes personas de su entorno. Allí la entrevistaron y consiguieron turno para una ecografía a la mañana siguiente, para saber de cuántas semanas estaba y saber cómo proceder. «En el turno para la eco, descubrí que no era un turno convencional, si no unos minutos del tiempo de una doctora…», admitió.

Más info: Así fue la vigilia por el aborto legal en Roca a pesar del frío y el viento

«El embarazo estaba avanzado y la interrupción seria con internación, no ambulante», explicó. A los días, la llamaron desde la dirección del hospital, le entregaron el historial y las pastillas. Ella no sabía que ese sería el día que iba a quedar internada y cuenta que no se pudo preparar para eso. «Por suerte, no hay que compartir habitación en estos casos», expresó.

«Con los síntomas del embarazo, no tolere la primera dosis, entonces el procedimiento se atrasó», relató. Luego de la medicación, empezaron las contracciones. El médico que la atendió le explicaba, pero una de las enfermeras «me ignoraba, no me miraba, me ponía mal el suero y me lo tenía que arreglar sola». Por algunas actitudes, se dio cuenta de que «varios del personal eran objetores de conciencia», aseguró.

«Pasaban las horas y las contracciones eran tan fuertes que pensé que ya no podía hacer mas fuerza para soportarlo, que me estaba lastimando… pensé que me moría», relató la muchacha, quien contó que llegó a sentir pánico.

Durante la noche, dijo que solo una enfermera fue a verla le curó las heridas. «Hasta me demostró aliento y cariño, lo cual me reconfortó bastante», agregó.

Finalmente a la mañana siguiente, la situación se complejizó y tuvo que entrar a quirófano. «Al volver a la habitación y estar con mi mamá esperándome, me sentí mejor», dijo, porque ya lo peor había pasado. Tuvo que esperar un día más para obtener el alta de internación y volver a su casa.

Hoy, a casi un año de transitar la práctica, la joven analizó que la nueva Ley de Interrupción Legal del Embarazo (IVE) significará un avance en este sentido y luego de atravesar esa vivencia.

«A pesar de estar en un hospital público, a pesar de estar amparada por una Ley, la mayoría del personal me escondió, me ignoró, me maltrató.
Pero estoy muy contenta con la minoría, que hizo que hoy esté acá,
a las trabajadoras sociales que se pusieron el caso al hombro, a la dirección, a algunas enfermeras y al jefe de ginecología», concluyó la joven.

«Hoy es ley porque juntas pudimos, podemos y vamos a poder conquistar nuestros derechos»
Testimonio de una joven que accedió a ILE en Roca

(Gentileza lacomuna)

Top