Usted esta aquí
Inicio > Regionales >

Adiestramiento: cómo enseñarle a tu gato a no rasguñar

Adiestramiento: cómo enseñarle a tu gato a no rasguñar

Tener un gato en casa puede ser una experiencia maravillosa, pero a veces su instinto natural de arañar puede causar problemas en nuestros muebles. Afortunadamente, existen técnicas efectivas para enseñarle a tu gato a no rasguñar y mantener tus muebles intactos.

Es importante entender que los gatos arañan por diversas razones: afilar sus uñas, marcar territorio y mantenerse en forma. Para evitar que usen tus muebles como rascadores, es fundamental proporcionarles alternativas adecuadas. Una opción efectiva es adquirir un rascador para gatos, ya sea horizontal, vertical o que pueda anexarse a un mueble. De esta manera, tu gato podrá afilar sus uñas en el lugar correcto y no dañará tus muebles. Es recomendable introducir el rascador desde temprana edad para que se acostumbre a él, aunque también puedes atraer su atención con golosinas al principio.

Si tu gato tiene la costumbre de arañar tus manos durante el juego, es importante enseñarle que tus manos no son juguetes. Para hacerlo, debes actuar de manera alerta y tomarlo suavemente de la nuca, tal como lo haría su madre. Luego, sepáralo de ti y colócalo en el suelo. De esta forma, entenderá que su acción está mal. También es útil tener juguetes cerca que le resulten atractivos para que no tenga que utilizar tus manos para jugar.

En casos en los que estas técnicas no sean efectivas, podrías considerar la colocación de fundas en tus muebles, la ocultación de muebles valiosos o incluso restringir el acceso del gato a ciertas habitaciones cerrando las puertas. Es importante adaptar las medidas a tu situación particular, siempre buscando el bienestar del gato y la protección de tus muebles.

Si a pesar de tomar todas las precauciones, los arañazos continúan siendo un problema, una opción que puedes considerar es cortarle las uñas a tu gato. Si no te sientes seguro haciéndolo por ti mismo, es recomendable acudir a un profesional, pero si decides hacerlo en casa, ten en cuenta que solo debes cortar las puntas y evitar llegar a la zona rosada de la uña.


Ir arriba