Usted esta aquí
Inicio > Regionales >

Armas, disparos y amenazas: ¿Qué pasó la última vez que vieron a Javier Videla?

Armas, disparos y amenazas: ¿Qué pasó la última vez que vieron a Javier Videla? :

Hace instantes, la Justicia confirmó que realizaron el cotejo de huellas dactilares al cuerpo sin vida que fue hallado en el Kilómetro 63 de la Ruta provincial Nº 6 en cercanías de Roca, y este pertenecería a Javier Videla.

El empleado judicial está desaparecido desde la madrugada del 4 de marzo de este año, cuando en medio de una serie de hechos confusos, se fue de la casa de su pareja y hoy, a más de 8 meses, aún no regresó

Esa madrugada, Javier se encontraba en casa de Julio Sánchez, su pareja, cuando se sumó a la reunión Antonio Colicheo, quien hoy se encuentra detenido. Lo que ocurrió allí, solo ellos lo saben. Pero, a tan solo 24 horas de la desaparición de Videla, Sánchez brindó un detallado relato cronológico de lo que, según el, sucedió ese día. 

Según su versión, todo comenzó entre las 21 y las 21:30 del miércoles 3 de marzo, cuando Colicheo llegó a su departamento para concretar la venta de un Chevrolet Agile blanco que éste les entregaría a ellos. Minutos después, Javier llegó al lugar y los tres habrían mantenido una breve charla informal.  

Antonio le dijo que el auto ya estaba listo para retirar y que tenían que ir a buscarlo hasta Allen, porque supuestamente estaba en un taller de allá. Y van en el Vectra azul de Javier. A la hora y media vuelve Antonio y me dice irónicamente “¿Javier no llego?”. Le digo que no y me dice “Que raro porque salimos juntos, ya debe estar por llegar”, relató.

A continuación, Colicho y Sánchez se habrían quedado esperando a Videla en el departamento. Hasta que en un momento, el dueño de casa fue al baño y escuchó sonar la alarma del auto.

“Cuando salgo a ver qué pasaba, estaba la puerta del departamento abierta, Antonio ya no estaba y el auto de Javier tampoco. Y me quedé preocupado porque se fue sin decir nada”, aseguró.  

Según admitió, su preocupación apuntaba al temor de que su amigo hubiese sufrido un accidente con el vehículo, razón por la que habría intentado comunicarse con él en reiteradas oportunidades pero no lograba hacerlo.

“Volví a llamar como a los 15 minutos al celular de Javier, me responde Antonio y ahí me sorprendí. Me dice “Julito estamos llegando”, yo le dije bueno los espero y el me repitió “Julito estamos llegando”, detalló. 

“Como a las 23:30 llegó Antonio manejando el Vectra y le dije ¿Qué paso con Javier? y el me responde “Que raro que no haya llegado”. Ahí el intentó sacar algo del asiento del acompañante o del medio, se me quedó mirando medio raro y me dijó “Subí al auto”. Ahí yo lo escucho a Javier que desde el baúl o desde el asiento de atrás me dice “no subas, no subas mete a la casa”. Y sino cerraba la puerta los dos disparos terminan en mi”, explicó haciendo referencia a dos detonaciones que efectuo Colicheo.

A partir de ese momento, Sánchez no habría vuelto a ver a ninguno de los dos. Luego de realizar la denuncia, recibió custodia policial fuera de su departamento ubicado en calle Las Heras. Dato que no es menor, ya que durante el mediodía del jueves, es decir, menos de 12 horas después, cuando ya se había alertado sobre el presunto secuestro de Videla en su Vectra, el auto apareció a escasos metros de la vivienda custodiada.  

“Es algo de no creer. Fui a hacer unas compras y cruce por esa calle y el auto no estaba. Cuando volví, mire la vereda y empecé a gritar “Ese es el auto de Javier” y se acercó el policía y me dijo que no lo tocara, no lo abriera, nada”. 

A su vez, aclaró qué tipo de relación mantenían con él: “Nosotros a Antonio lo conocimos por una amiga en común, en un cumpleaños que ni hablamos y después en un bautismo. Ahí charlamos y surgió lo del auto. No teníamos amistad, el trato era muy poco , nos vimos en dos ocasiones”. 

Finalmente, agregó: “Queremos que Antonio hable, confiese y de el paradero de Javier. Esto que hizo con nosotros no es la primera vez que lo hace. El se dedicaba a engañar, a hacerse el “Yo conozco, yo te doy una mano y después pasaba esto. Pero esto no va a quedar impune. Ni lo que nos hizo a nosotros, ni a otras personas“.  

Este relato pertenece al 5 de marzo y desde ese día no se ha conocido ningún dato acerca del paradero de Javier, ni de su estado de salud. 

En cuanto a Antonio Colicheo, es el único imputado por el secuestro y homicidio de Videla. A su vez, fue imputado por el femicidio de Claudia Casmuz por “homicidio doblemente agravado por haber actuado con alevosía y por haber sido cometido por un nombre contra una mujer en el marco de violencia de genero en concurso real con portación de arma de fuego de uso de guerra”. 

 

 

Gentileza anr

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!
Ir arriba