Casarse en pandemia: dar el “sí” cuesta más en los barrios de Roca

Mariana Muñoz y Nicolás Escobar, viven en Roca y soñaban con casarse en mayo de este año pero todo cambió cuando llegó la pandemia del coronavirus. Ahora, a pesar de que hace unos meses se habilitaron estos trámites en los registros civiles en la provincia, ellos no han podido acceder a un turno en la sede que les corresponde ubicada en Barrio Nuevo sobre la calle San Juan.

Te puede interesar: Casarse en pandemia: dar el “sí” cuesta más en los barrios de Roca

“En septiembre vimos en televisión que los registros civiles estaban casando, fuimos al que nos corresponde en Barrio Nuevo y nos dijeron que hasta que la ciudad no pasara a fase 5 no nos iban a dar turno”, expresó frustrada Mariana.
La Comuna se comunicó con el director del Registro Civil de Río Negro, Lucas Villagrán, señaló que esta situación no debería darse ya que “incluso en fase de aislamiento hemos autorizado matrimonios”.
Sin embargo, la realidad es muy diferente para la joven pareja que no recibe una solución y sigue sin tener un turno.

Mariana tiene 24 años y su novio 27. Hace seis años se conocieron en el Canal Grande, una tarde de agosto ya que ambos tenían amigos en común. Allí nació la química y al tiempo comenzaron a florecer los sentimientos y se pusieron de novios. En septiembre de 2017 dieron un paso más en su relación y se comprometieron.
Este año tenían todo listo para concretar su unión ante la ley y ante Dios, pero aseguran que en el Registro Civil de Barrio Nuevo los tienen a las vueltas.

“Tenemos la casa casi lista, solo falta instalar la luz y pintar las paredes”, contó Nicolás. El joven realiza trabajos de metalúrgica y albañilería. Además, ella es peluquera y también vende tortas para fiestas.
“Teníamos comprado el traje, zapatos, centros de mesa. Habíamos mandado hacer los souvenirs y tuvimos que cambiarles la fecha, íbamos a invitar a más 150 personas”, contó Mariana.
Ellos ya tenían planificado cómo sería ese día especial. La entrada iba a ser una mesa salada, con empanadas de copetin, pizzetas y piononos salados. El plato principal asado, vacío y lechón. Luego vendría la mesa dulce con tartas, postres y alfajores y finalmente la torta.
Ahora solo les queda la incertidumbre de no saber cuándo podrán formalizar su amor.

“En octubre volví a ir y me dijeron que hasta el otro mes no iban a dar turnos. El 1 de noviembre fui otra vez y me dijeron que vaya en diciembre. El 1 de diciembre volví y una chica que estaba en la entrada me dijo que no daban turnos porque había muchos contagios en Roca y que la zona de Barrio Nuevo era la más afectada”, relató la joven.
“La chica me dijo que vuelva en enero o febrero para sacar un turno, nos dijo que si en el centro realizaban casamientos era su responsabilidad si se contagiaban de covid”, agregó.

Para ellos las respuestas que recibieron en el Registro Civil de Barrio Nuevo significaron un destrato total.
“Te molesta, te discriminan, si sos de este lado tenés el virus, porque eso es lo que quiso decir la chica”, expresó indignada.
“Si en el Registro de Barrio Nuevo no nos quieren atender, que nos dejen casar en el Registro de la calle Neuquén”, dijo Nicolás.
Además, resaltaron que en la sede del centro fueron mejor atendidos.
“Espero que si nos casan en el Registro de Barrio Nuevo que no lo hagan de mal humor y no haya malos tratos”, pidió el novio.
Ahora solo esperan que se solucionen estos inconvenientes.

Por primera vez, son más las uniones convivenciales

El director del Registro Civil de Río Negro, Lucas Villagrán, señaló que si bien se ha tenido que reducir la cantidad de personal por la pandemia no debería haber inconvenientes para que la pareja que vive en el norte de la ciudad pueda casarse.
Dijo que en algunos lugares escasea la disponibilidad de turnos pero que “la gente tiene que estar tranquila que por más que sea de Barrio Nuevo u otro barrio los matrimonios se van a celebrar”.

En cuanto al protocolo la norma es que al casamiento solo asistan los contrayentes y los testigos. En cambio, sí se realizan en alguna de las delegaciones donde hay mayor capacidad puede haber más personas, pero solo hasta 10 lo cual no es el caso del registro de Barrio Nuevo que tiene una sala más pequeña.

“Los casamientos estuvieron suspendidos y a partir de junio se empezaron a habilitar en toda la provincia. Se suspendieron porque implican la presencia de público”, dijo.
Aclaró que desde que comenzó la pandemia “se siguieron inscribiendo nacimientos, defunciones y otros trámites urgentes”.

Villagrán detalló que en Roca en lo que va del año se han celebrado 132 matrimonios, de los cuales 15 se realizaron en la etapa de Distanciamiento Social Preventivo y Obligatorio. En lo que respecta a trámites de uniones convivenciales se han realizado 225 en todo el año, de las cuales 130 fueron durante la pandemia. “Esta situación particular hace que por primera vez se realicen más uniones convivenciales que matrimonios, superando incluso el total del año anterior”, destacó.

El año pasado se celebraron 334 matrimonios y 109 uniones convivenciales.
El director informó que para lo que queda del año 15 parejas han sacado turno para diciembre y 5 para enero.

(Gentileza lacomuna)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba