Usted esta aquí
Inicio > Regionales >

Cinco ciudades latinoamericanas en peligro: ¿desaparecerán bajo el agua?

Cinco ciudades latinoamericanas en peligro: ¿desaparecerán bajo el agua?

Un estudio reciente publicado en la revista Nature Climate Change alerta sobre el riesgo inminente que enfrentan cinco ciudades latinoamericanas por el cambio climático. Barranquilla, en Colombia; Maracaibo, en Venezuela; Río de Janeiro y Porto Alegre, en Brasil; y Punta del Este, en Uruguay podrían quedar bajo agua debido al aumento del nivel del mar.

El informe, realizado por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, revela proyecciones alarmantes para el año 2100. Estima que el nivel medio global del mar aumentará entre 0,28 y 1,01 metros para esa fecha. Desde 1880, el nivel del mar ha aumentado aproximadamente 20 centímetros, y el ritmo se está acelerando cada vez más.

Los riesgos asociados con el aumento del nivel del mar incluyen inundaciones más frecuentes, cambios en los cauces de los ríos y el desplazamiento de las poblaciones costeras. El mal manejo de los recursos hídricos y el cambio climático antropogénico, producto de la expansión térmica del agua de mar y del derretimiento de glaciares y capas de hielo en Groenlandia y la Antártida, son factores que contribuyen a esta amenaza.

Si bien el problema del incremento del nivel del mar es global, América Latina y el Caribe son especialmente vulnerables. Barranquilla, ubicada cerca de la desembocadura del río Magdalena, es propensa a inundaciones debido a su ubicación geográfica. Maracaibo, Río de Janeiro y Porto Alegre también enfrentan riesgos similares por su proximidad a grandes masas de agua.

Ante esta situación, la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA) recomienda a los países sudamericanos adoptar medidas preventivas de forma inmediata, así como generar conciencia en la población sobre el impacto ambiental. La prevención y la acción rápida son fundamentales para evitar el desastre previsto en estas ciudades.

La desaparición de estas localidades costeras tendría un impacto significativo en sus habitantes, la economía y el medio ambiente. Proteger y preservar estos entornos es una tarea urgente y necesaria para asegurar un futuro sostenible para estas ciudades y para todo el planeta.


Ir arriba