Usted esta aquí
Inicio > Regionales >

Condenaron a un hombre por abuso sexual simple y amenazas

Condenaron a un hombre por abuso sexual simple y amenazas

Un juez de garantías declaró responsable a un sujeto por abusar sexualmente de una joven de su entorno familiar y por amenazarla luego, en el marco de una serie de acusaciones por ejercer distintas formas de violencia de género, que la fiscal del caso le atribuyó durante el juicio que se desarrolló días atrás.

En total, la fiscal del caso le atribuyó siete delitos en el marco de cuatro situaciones de tiempo y lugar. De esa imputación, en cuatro de ellos el juez de garantías neuquino, Juan Pablo Encina declaró la responsabilidad del imputado, y en los tres restantes lo absolvió por considerar que los delitos no habían sido probados.

“Propusimos la escucha activa a las víctimas, que pudimos practicar y cumplir, no sólo en la investigación sino en esta etapa, el juicio, que es la más importante del proceso”, sostuvo Rivero, en referencia a la importancia de haber expuesto los hechos frente a un tribunal. “Las víctimas querían que las escuchen y debíamos pronunciarnos”, afirmó.

En el juicio desarrollado en la ciudad judicial de la capital neuquina, en el que Rivero fue asistida por el agente Marcos Campos, la fiscalía propuso cuatro circunstancias fácticas sobre las cuales le atribuyó al imputado, G.A.T, delitos respecto de su expareja y de una adolescente de su entorno cercano.

La primera tiene que ver con conductas que se reflejan en el delito de abuso sexual simple (agravado) y que tuvieron como víctima a la adolescente, cuando ésta tenía menos de 18 años, en la casa en la que convivían con el resto de la familia.

La segunda abarca los incumplimientos de órdenes judiciales de restricción de acercamiento a 200 metros y de contacto, al haber realizado llamados telefónicos a su expareja.

La tercera también contempla incumplimientos de órdenes judiciales destinadas a proteger a las víctimas mujeres, cuando el 28 de marzo, el imputado hostigó a su expareja, primero en un supermercado y luego en su vivienda. La cuarta es una amenaza telefónica a la adolescente.

Tras cuatro jornadas, el juez declaró la responsabilidad del imputado por los delitos de abuso sexual simple agravado por el vínculo y por la convivencia reiterados; desobediencia a una orden judicial en carácter de autor, dos hechos; y amenazas en calidad de autor. Por otra parte, resolvió absolver por de un hecho de lesiones leves agravadas, otro de hurto y otro de amenazas.

La pena a imponer será menor a tres años de prisión, debido a las escalas penales previstas para los delitos atribuidos y probados, y se resolverá en otra audiencia, frente al mismo magistrado.


Ir arriba