Usted esta aquí
Inicio > Regionales >

Conoce cuál es la mejor época para los tratamientos estéticos

Conoce cuál es la mejor época para los tratamientos estéticos

A medida que cambian las estaciones, es natural mantener los cuidados del cuerpo y de la piel. Y, según los expertos, el otoño es la mejor temporada para la realización de procedimientos estéticos, tratamientos de la piel e, incluso, cirugías plásticas.

Las temperaturas más suaves, acompañadas de lluvias y una menor incidencia de luz solar, ofrecen el escenario perfecto para intensificar las rutinas de cuidado de la piel. Durante esta época, es ideal utilizar ácidos y aclarantes que, en conjunto con el clima menos agresivo, permiten obtener mejores resultados.

Además, el otoño es la estación perfecta para realizar tratamientos más invasivos como el láser y el peeling. Estos procedimientos suelen dejar la piel enrojecida, por lo que es fundamental prestar mayor atención al postratamiento solar para lograr una correcta recuperación.

No solo eso, las bajas temperaturas también resultan más cómodas para el periodo de recuperación posprocedimiento e intervención. Cuando es necesario utilizar fajas y vendajes, por ejemplo, la retención de líquidos es menor y el edema también disminuye, lo que se traduce en una recuperación más cómoda.

En este contexto, algunos de los tratamientos estéticos más recomendados para realizar en otoño son:

1. Cirugía estética mayor: intervenciones como la liposucción, el aumento de mamas o la rinoplastia tienen una mejor recuperación durante el otoño. Las altas temperaturas del verano pueden dificultar la cicatrización y hacer que el sudor sea un factor de riesgo.

2. Exfoliaciones y peelings químicos: si bien estos procedimientos son efectivos para renovar la piel, es importante evitar una fuerte exposición al sol después de realizarlos. De lo contrario, puede haber irritación, hiperpigmentación y daño en la dermis.

3. Bótox e inyecciones de relleno dérmico: estos tratamientos mínimamente invasivos también se benefician del clima más fresco del otoño. Las temperaturas bajas ayudan a prevenir la aparición de hematomas y reducir la hinchazón en el área tratada.

4. Microdermoabrasión: este procedimiento de exfoliación de células muertas puede hacer que la piel se vuelva más sensible. En el otoño, con temperaturas más bajas, se minimiza la posibilidad de enrojecimiento e irritación posterior.

5. Tratamientos con láser: los tratamientos láser ablativos, como el láser de CO2 que estimula la producción de colágeno, requieren un tiempo de recuperación más largo. Además, es fundamental evitar la exposición solar antes y después del tratamiento para evitar complicaciones.

Sin embargo, es importante recordar que, más allá de la época del año en la que se realicen los tratamientos estéticos, es necesario contar con la información necesaria sobre las posibles consecuencias y los profesionales capacitados que los llevan a cabo. Incluso en otoño, con menos sol y temperaturas más bajas, es fundamental proteger la piel con protector solar.


Ir arriba