Usted esta aquí
Inicio > Regionales >

Conoce qué es el ruido marrón y qué lo diferencia de los otros sonidos

Conoce qué es el ruido marrón y qué lo diferencia de los otros sonidos

El ruido marrón, un fenómeno sonoro menos conocido pero con potenciales beneficios, se suma al ruido blanco y al ruido rosa como una opción para lograr relajación y concentración. Aunque parezca extraño asociar sonidos con colores, estas clasificaciones están basadas en la distribución de energía de la señal sonora en el dominio de la frecuencia.

Mientras que el ruido blanco posee energía uniforme en todas las frecuencias audibles, el ruido marrón se caracteriza por tener frecuencias más bajas en niveles altos y frecuencias más altas en niveles suaves, creando así un zumbido constante que resulta relajante y placentero para el oído.

El ruido marrón se puede experimentar en situaciones cotidianas como el rugido de una cascada, el flujo de un río caudaloso, la ducha golpeando el suelo fuertemente, una tormenta intensa, el motor de un avión en el aire, el lavarropas en funcionamiento o los murmullos de un aeropuerto o de un restaurante. Aunque el oído humano puede notar sutiles diferencias entre el ruido blanco, ruido marrón y el ruido rosa, todos estos sonidos aleatorios pueden tener un efecto relajante y envolvente.

El ruido blanco, menos pulido y más crudo que los otros dos, combina sonidos de todas las frecuencias audibles. Por su parte, el ruido rosa destaca por reproducir con mayor énfasis frecuencias bajas. En contraste, el ruido marrón se percibe como un sonido más envolvente y profundo en comparación con los otros dos.

Los beneficios más comunes asociados al ruido marrón son la reducción del estrés, la relajación y la mejora de la concentración. Estudios científicos han demostrado que la exposición a sonidos naturales, como el rugido del océano o una lluvia intensa, puede provocar una respuesta de relajación en algunas personas, beneficiando su salud, sistema nervioso y estado de ánimo. De igual manera, otros sonidos característicos del ruido marrón, como el zumbido de un motor de avión o el de un refrigerador viejo, pueden ayudar a relajarse gracias al enmascaramiento de sonidos que evita la activación del cerebro frente a estímulos externos.

Por otro lado, se ha descubierto que el ruido marrón, al igual que el ruido blanco, puede mejorar la concentración. Un estudio publicado en Applied Acoustics reveló que el ruido marrón ayudó a los trabajadores de una oficina de planta abierta a mantenerse enfocados en sus tareas. Además, se ha sugerido que este tipo de sonido puede ser beneficioso para trabajar o estudiar. Sin embargo, es importante no exponerse por períodos prolongados a un volumen excesivamente alto.


Ir arriba