Usted esta aquí
Home > Regionales >

Continúa la búsqueda de Videla: analizan manchas de sangre en su auto

El Gabinete de Criminalística de Roca analizó ayer las manchas de sangre halladas en el auto de Javier Videla. Quieren determinar si pertenecen al empleado judicial que está desaparecido desde la noche de miércoles pasado y es buscado intensamente.

En el Chevrolet Vectra también encontraron impactos de bala y vainas servidas de un arma calibre 9 mm.

La principal hipótesis de la fiscalía es que el hombre habría sido secuestrado en ese vehículo por Antonio Colicheo, un sujeto que tiene antecedentes por haberle desfigurado el rostro a una persona y por varios robos con arma de fuego, según informaron fuentes cercanas al caso.

Colicheo está detenido con prisión preventiva en la Comisaría 21. Fue imputado por la desaparición de Videla y por dispararle a Julio Sánchez, pareja del empleado judicial.

El Chevrolet Vectra azul, en el que -según la declaración de Sánchez- Colicheo secuestró a su pareja y horas más tarde apareció a metros de la vivienda del empleado judicial, fue detectado por una vecina que vive en calle Saavedra.

En el vehículo, según detallaron fuentes cercanas a la investigación, los peritos encontraron manchas de sangre en el tablero, a un costado de la caja de cambios y en la parte del acompañante. También dos impactos de bala, uno de ellos en la puerta del acompañante y vainas servidas de 9 mm. Es el mismo calibre del arma que tenía Colicheo cuando fue detenido en un campo, cerca de Casa de Piedra.

Ayer continuaron los rastrillajes de la policía con el apoyo de familiares. También bomberos buscaron rastros del empleado judicial en la zona de Paso Córdoba, donde vive Colicheo.

Para los investigadores, la aparición del auto del empleado judicial a metros de su vivienda es todo un enigma .

Lo que se conoce hasta el momento

Según la fiscalía, los hechos comenzaron el miércoles a las 21, cuando Colicheo fue a la casa del empleado judicial en calle Las Heras, entre Saavedra y Piedrabuena. De allí partieron ambos en el Vectra con la supuesta intención de ver un Chevrolet Agile, que es de la hermana de Videla, quien le había encargado a Colicheo que lo reparara.

Sánchez contó que horas más tarde el imputado regresó en el vehículo, pero no vio a su pareja. Además, que escuchó la voz de Videla desde el interior del auto y que el acusado le disparó dos veces y se dio a la fuga. A los pocos minutos llegó personal policial y realizó pericias en la casa.

Según una fuente cercana a la investigación, hasta las 5 estuvieron trabajando los peritos y luego del cambio de turno, alguien, con mucho sigilio, dejó el vehículo en calle Saavedra, a menos de 60 metros de la casa de Videla.

Recién al mediodía una vecina avisó a la policía sobre el rodado y llegó el Gabinete de Criminalística para revisar el vehículo.

Horas después la policía capturó a Colicheo en un puesto en Casa de Piedra.

(Gentileza lacomuna)

Top