Usted esta aquí
Inicio > Regionales >

Crimen de Los Médanos: para la defensa, no hay pruebas que incriminen a Zalazar

Crimen de Los Médanos: para la defensa, no hay pruebas que incriminen a Zalazar

Ramón Daniel Zalazar, un albañil de 38 años, es el único imputado por el crimen del comerciante Paulo Moncada, ocurrido el 10 de noviembre de 2020 en el barrio Los Médanos de nuestra ciudad. El juicio se está desarrollando en los tribunales y la defensa presentó una serie de argumentos destinadas a descalificar la acusación fiscal.

 

Michel Rischman es el abogado de Zalazar y durante su alegato inicial remarcó que en la causa no hay ningún testigo presencial que lo muestre en la escena del homicidio. ¿Ese jueves de noviembre estuvo o no en el lugar? Para el fiscal Martín Pezzetta, eso está claro: la propia víctima se lo dijo a su hija luego de recibir los disparos mortales. “Es insuficiente”, parece decir Rischman. Ella no lo vio, cuenta lo que le dijeron y no es concluyente, deja entrever.

 

Leé también: Crimen de Moncada: contrapunto entre la fiscalía y la defensa durante la primera jornada del juicio

 

Martín Pezzeta avisó a los miembros del jurado que podrán ver las imágenes de una cámara de seguridad privada que tomaron el momento del ataque. “No es una superproducción de Hollywood, pero podrán ver a Zalazar disparándole a Moncada”, remarcó. Pero el abogado defensor contraatacó advirtiendo que esa figura que se ve en el video “no es Zalazar”.

 

(El fiscal Martín Pezzetta presentó la acusación contra Zalazar)

Zalazar se presentó espontáneamente en la Brigada de Investigaciones al día siguiente del crimen y quedó detenido. El protocolo incluye una revisación a cargo del médico policial. Según el defensor, dejó constancia de que el hombre presentaba una fuerte contusión en una pierma, lo que “apenas le permitía caminar, con bastante dificultad”.

 

Seguí leyendo: Cómo fue el violento ataque que terminó con la muerte de Paulo Moncada

 

Sin embargo, el hombre que se observa en ese vide lo hace con total normalidad. Además, sus características físicas no coinciden” con las de su defendido, enfatizó.

 

Rischman también observó que nunca se encontró el arma con que atacaron a Moncada, y tampoco se incorporaron al expedientes las cápsulas servidas del ataque.

 

 

 

 


Ir arriba