Usted esta aquí
Inicio > Regionales >

Crimen de Nahiara: Acusaciones cruzadas entre la madre y su pareja

Crimen de Nahiara: Acusaciones cruzadas entre la madre y su pareja:

Separados únicamente por una mampara en la sala de audiencias y lanzándose acusaciones cruzadas, Valeria Miranda y Carlos Erbín se vieron este lunes por primeras vez las caras después de muchos meses. Ambos llegan al juicio por jurados imputados por el crimen de la pequeña Nahiara Soledad, ocurrido en un paraje de la Línea Sur en abril de 2020.

Erbín, pareja de Miranda y padrastro de la menor fallecida, es imputado por el femicidio. La estrategia del imputado en la primera audiencia del juicio por jurados fue presentar a Valeria como una madre “descuidada” y violenta.

Pero en su declaración, la mamá de la pequeña, quien llegó al juicio en libertad, pero imputada al igual que su pareja, se despegó del crimen y responsabilizó al hombre, quien se encuentra con prisión preventiva.

Valeria llegó a pararse y gritarle “asesino”, a su ex pareja para después seguir con el relato que había comenzado respecto de la trama de violencia en la que vivían ella y su hija.

Aseguró que Erbín ejercía maltrato verbal sobre ella y Nahiara. Agregó que el entorno familiar del hombre sabía lo que sucedía pero que nunca las ayudaron.

Pero Erbín, quien declaró antes que su pareja, se había despegado completamente del crimen asegurando: “Yo no la maté, pero tampoco puedo asegurar que haya sido Valeria”.

A pesar de las dudas planteadas al respecto, ante el jurado Erbín manifestó que su pareja, madre de la menor fallecida, ejercía violencia sobre la pequeña.

“La fajaba con lo que tenía. Era fría y descuidada”, expresó el imputado. Incluso agregó que él le pedía a su pareja que no golpease a la pequeña.

Respecto del día de la muerte de Nahiara, Erbín declaró que Medina le había dicho a él que la nena se había caído de la escalera y que él no había visto nada.

 

En ese punto, la declaración de Miranda fue completamente opuesta.  La mujer expresó en el juicio que su pareja le había manifestado que Nahiara se había caído de la escalera y que ella no le creyó.

“Yo estaba adentro de la cocina, sentí un golpe, y Soledad estaba caída. Él estaba al lado de ella con un rebenque en la mano y me dijo que les mintiera a los milicos”. El hombre explicó que el rebenque era un objeto de uso en las tareas del campo y que nunca había ejercido violencia contra la nena.

Lo concreto es que ese día, 7 de abril, el círculo de violencia en el cual vivía la menor y que fue constatado por las pericias forenses, se cerró de la peor manera: Nahiara falleció producto de los golpes.

Lo sucedido lo saben nada más que las tres personas que estaban en el lugar.

Cuando la ambulancia del centro de Salud de Los Menucos, ubicado a 40 kilómetros del paraje donde vivía la familia, después de ser requerida por familiares de la nena, el personal constató que Nahiara no presentaba signos vitales y se confirmó el deceso.

De inmediato se inició una investigación judicial en órbita de la segunda Circunscripción Judicial, con asiento de funciones en Roca.

Al ser consultada por lo sucedido con Nahiara, la madre indicó que se había caído de una escalera dos días antes, golpeándose la cabeza. La pericia forense confirmó un traumatismo de cráneo, pero los hallazgos fueron escalofriantes: Más de 60 contusiones de vieja data se corroboraron en la menor.

El devenir de la causa llevó a que Carlos Erbín, padrastro de la menor y Valeria Miranda, la progenitora, fueran imputados.

Erbín llega a juicio imputado de “lesiones graves y leves agravadas por haber sido cometidas con violencia de género, en concurso real con femicidio”. La mamá de la menor, está imputada de “lesiones graves y leves agravadas por el vínculo, en concurso real con homicidio calificado por el vínculo”. Erbín se encuentra con preventiva en tanto que Miranda goza de libertad, ya que en 2020 la jueza Gadano sostuvo que no existían riesgos procesales de entorpecimiento de la investigación o fuga. Lo mismo habían manifestado el defensor oficial Luis Carreras y el abogado Marcelo Hertzriken Velasco.

El fiscal Ariel Nelli sostenía que la mujer debía seguir con preventiva o bien con tobillera electrónica. (un medio local)

 

 

 

 

Gentileza anr

Ir arriba