Crimen del expolicía: «a mi marido lo abandonaron»

Elizabeth Zúñiga siente que tras el crimen de Sergio Navarrete, quien fue su compañero durante 27 años, ha quedado desamparada junto a sus hijas. «Si alguien hubiera atendido sus llamados la noche que lo hirieron es posible que todavía estuviera vivo. Ahora quedamos abandonadas», dijo la mujer quien ahora iniciará acciones legales contra las personas que lo contrataron para oficiar de sereno en la obra donde se produjo el asesinato, en medio de un robo.

Te puede interesar: Seguirá en prisión el sospechoso de matar al expolicía

Elizabeth tiene 49 años y más de la mitad de su vida la compartió con Sergio (47) con quien tuvo dos hijas que actualmente tienen 12 y 23 años. «Tengo otra hija de 30 que me ayudó a criarla», expresó la mujer en diálogo con LA COMUNA.

La compañera del expolicía que fue asesinado el 4 de diciembre en una obra, en el barrio Entre Aguas III, está convencida que hubo «abandono de persona» no sólo a la hora de la muerte sino también en los días previos ya que lo contrataron como sereno pero en ningún momento le brindaron medidas de seguridad en caso de un ataque.

Te puede interesar: Con una herida de bala, se entregó el sospechoso del crimen del expolicía

«Todos sabían que a la obra ya habían ido a robar. No había cámaras de seguridad no había un lugar donde él se pudiera resguardar«, explicó la mujer, todavía conmovida por la situación que les está tocando vivir.

Aclaró que junto a su esposo hace cinco años que se trasladaron desde Bariloche a Roca, y tras su retiro una persona -que sería de apellido Vásquez- lo contrató para cuidar la obra que era propiedad del hijo.

«La noche del ataque, mi marido los llamó a los dos. Ninguno le contestó el teléfono. Luego se desmayó y murió. Si alguien hubiera atendido tal vez estaría vivo«, dijo.

Te puede interesar: Crimen del expolicía: recibió dos disparos y no hay rastros del asesino

Explicó que marido tenía conocimientos de primeros auxilios justamente por el papel que había desempeñado dentro de la policía. «Tal vez fue por algún golpe o por la misma adrenalina que se desmayó. Lo cierto es que esas llamadas no la atendió nadie. Tal vez hubiera sido otra la historia si no lo hubieran abandonado«, explicó Zúñiga.

La mujer explicó que Sergio había tenido una carrera con muchos logros dentro de la fuerza. «Era muy activo, también era nadador experto y salvó la vida de una persona en el mar y de otra en el río Negro«, detalló.

Te puede interesar: Identificaron al policía retirado asesinado esta madrugada en Roca

Como ya se había retirado de la policía, había iniciado estudios terciarios y se iba a recibir de técnico en Recursos Humanos en el IPAP. «Muchos proyectos quedaron truncos. Era una excelente persona», se lamentó.

Los hechos

Sergio Navarrete fue asesinado en la madrugada del 4 de diciembre en una obra en construcción. La policía sospecha que intentó repeler el robo de dos sujetos y se trenzó en una pelea donde logró herir a uno de ellos con su arma 9 milímetros.

Ese hombre es Andrés Estrada quien la semana pasada fue detenido en tribunales y ya se le formularon cargos. Sospechan que este sujeto logró sacarle el arma a Navarrete y en medio de una persecución le disparó en una pierna. El proyectil le perforó una arteria y murió desangrado aunque previamente realizó dos llamadas; una a la persona que lo contrató y luego al hijo.

En la causa hay un hombre de 30 años que ya fue identificado y está notificado de las actuaciones que se tramitan en el Ministerio Público Fiscal. Tanto para la policía como para el fiscal Luciano Garrido fue la persona que ofició de cómplice de Estrada a la hora de concretar el robo a la empresa constructora.

(Gentileza lacomuna)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba