Usted esta aquí
Home > Regionales >

Cuatro años de impunidad: El crimen de la mujer trans que nunca tuvo justicia

Cuatro años de impunidad: El crimen de la mujer trans que nunca tuvo justicia

El 19 de enero de 2016 se confirmaba la identidad de la mujer trans que fue encontrada asesinada de un  disparo en la nuca dos días antes.

En ese momento una fuente judicial confió a Gentileza Anr que el hecho por el cual nunca hubo ni detenidos ni sospechosos, fue una ejecución: Recibió un disparo en la nuca y luego fue arrojada en las inmediaciones al canal secundario de riego ubicado en las calles Huechulafquen y Romagnoli, a unos 2 mil metros de la Ruta 22. “Una claro mensaje mafioso”, dijo una de las fuentes cercanas a la investigación.

Nada se supo respecto a este crimen impune, por el cual se realizaron varias marchas de organizaciones sociales y  de género. 

Georgina Colicheo, de ATTS, recordó el caso señaló a Gentileza Anr que “no hubo detenidos, no hubo novedades. Nosotros acompañamos a la familia todo este tiempo, y luego ellos volvieron a vivir a Centenario”.

La organización había pedido que se reinicie la causa, luego de que unos meses después del crimen apareció la bicicleta y una campera de Inostroza. Colicheo lamentó que “estos travesticidios o crímenes de odio no le interesan a casi nadie”. 

Cuando ocurrió el crimen se sospechó de una posible ola de ataques a mujeres trans ya  que por esos días otra joven también había sido atacada, pero desde la justicia señalaron que no había vínculos entre ambos casos. 

Bella residía en Roca y tenía 40 años. Se supo que brindaba servicios sexuales y su lugar de trabajo era en la Ruta 22 y 6, a 2 kilómetros del acceso principal a General Roca, según la información brindada por los investigadores. Por la noche varios familiares de la víctima se presentaron en la sede policial y aportaron datos con los cuales lograron identificar el cuerpo.

Bella Inostroza fue encontrada el domingo, minutos después de las 14, en un canal secundario de riego ubicado en calle Romagnoli entre Huechulafquen y Quillen, al sur de la Ruta 22. Tal como publicó en exclusiva Gentileza Anroca, los resultados de la autopsia arrojaron que tenía un disparo en la cabeza aunque los peritos –en un primer momento- no lograron determinar el calibre del arma ya que el proyectil “se fragmentó” en su trayecto. 

Su crimen, aún impune, generó una importante movilización en el verano de 2016. La justicia todavía no dio respuestas. 

Top