Usted esta aquí
Inicio > Regionales >

Delicias fáciles y rápidas: Empanadas de cebolla y queso

Delicias fáciles y rápidas: Empanadas de cebolla y queso

Desde tiempos remotos, las empanadas han sido protagonistas en la cocina de diversos pueblos. Se cree que su origen se remonta al Mediterráneo, donde los viajeros utilizaban el empanado como una forma de preservar los alimentos durante largos trayectos. A lo largo de la historia, estas delicias han evolucionado y han sido adoptadas por distintas culturas, quienes les han dado su toque especial.

Mucho se ha debatido sobre el origen de las empanadas de cebolla y queso, algunos afirman que surgieron en Persia, otros en Grecia y luego se expandieron por todo Medio Oriente. Estas deliciosas preparaciones inspiraron incluso al famoso calzone italiano, una versión gigante de la empanada.

En Argentina, las empanadas son parte esencial de nuestras fiestas patrias y reuniones con amigos. Aunque las clásicas son las empanadas de carne, a lo largo del tiempo hemos adaptado diversos sabores como las empanadas de verduras, queso e incluso membrillo.

Receta

Ingredientes para media docena

  • 6 tapas de empanadas (caseras o compradas)
  • 3 cebollas grandes cortada en juliana (tiritas)
  • 150g. de queso cremoso u otro queso que se derrita
  • 100 gr de queso rallado
  • 1 cucharada panzona de queso de untar (tipo Philadelphia o aledaños)
  • 1 huevo
  • Sal y pimienta

Cómo hacer empanadas de cebolla y queso

Si se animan, pueden preparar la masa casera. Tenemos una receta de masa para empanadas que está buenísima!

  1. Cortar la cebolla en tiras finas. Disponer un toque de oliva en la sartén y sofreir hasta que esté transparente. Agregar un toque de sal y pimienta. Reservar.
  2. Luego cortar el queso en taquitos más o menos pequeños.
  3. Mezclar bien todo en un bol.
  4. Colocar cada tapa de empanada sobre la mesada con 1 cucharada de relleno de queso y cebolla en el centro.
  5. Mojar con agua los bordes de la mitad de la tapa para empanada y cerrar apretando con fuerza los bordes.
  6. Hacer el repulgue que sepas. En estas empanadas es importante el repulgue ya que el queso suele tener claustrofobia. Si no sabés ningún repulgue podés cerrarlas con un tenedor, presionando levemente pero me gustaría que asumas públicamente que sos un trucho.
  7. Pincelar la fuente para horno con un toque de aceite.
  8. Hornear las empanadas en horno medio-alto hasta que se vean doradas por fuera

Ir arriba