Usted esta aquí
Inicio > Alto Valle >

DENUNCIÓ A SU VECINO POR HACER UN ASADO EN VIERNES SANTO

DENUNCIÓ A SU VECINO POR HACER UN ASADO EN VIERNES SANTO
DENUNCIÓ A SU VECINO POR HACER UN ASADO EN VIERNES SANTO

Un llamado desesperado alertó a la policía sobre un posible hecho grave. Sin embargo, al irrumpir en el departamento los agentes se encontraron con una escena familiar: una parrilla encendida y el aroma a carne.

Una insólita situación se vivió en un edificio de Rawson durante la noche del Viernes Santo. Una familia llamó a la policía denunciando a sus vecinos por «causar problemas».

Los efectivos llegaron al departamento ubicado en el edificio Almirante Brown sobre la Avenida de Mayo, y se encontraron con una escena familiar: una mesa servida y un asado en la parrilla.

El motivo de la denuncia, según el propio denunciante, era que sus vecinos estaban a punto de comer carne en Viernes Santo, algo que la tradición católica prohíbe terminantemente.

Ante la situación, los agentes verificaron que no existiese ningún tipo de delito o disturbios, corroboraron los datos del asador y se retiraron del lugar.

El denunciante, indignado por la respuesta policial, decidió llamar al encargado del edificio para quejarse del «pecado» de sus vecinos.
 
 

En resumen:
Resumen en español del contenido en 100 palabras

Un llamado desesperado alertó a la policía sobre un posible hecho grave. Sin embargo, al irrumpir en el departamento los agentes se encontraron con una escena familiar: una parrilla encendida y el aroma a carne.

Una insólita situación se vivió en un edificio de Rawson durante la noche del Viernes Santo. Una familia llamó a la policía denunciando a sus vecinos por «causar problemas».

Los efectivos llegaron al departamento ubicado en el edificio Almirante Brown sobre la Avenida de Mayo, y se encontraron con una escena familiar: una mesa servida y un asado en la parrilla.

El motivo de la denuncia, según el propio denunciante, era que sus vecinos estaban a punto de comer carne en Viernes Santo, algo que la tradición católica prohíbe terminantemente.

Ante la situación, los agentes verificaron que no existiese ningún tipo de delito o disturbios, corroboraron los datos del asador y se retiraron del lugar.

El denunciante, indignado por la respuesta policial, decidió llamar al encargado del edificio para quejarse del «pecado» de sus vecinos.
 
 


(Gentileza mediosdelaire)
Ir arriba