Usted esta aquí
Inicio > Regionales >

Deportes acuáticos, pesca y la naturaleza del Camino de la Costa

Deportes acuáticos, pesca y la naturaleza del Camino de la Costa:

Se viene el verano y los lugares turísticos de la provincia empiezan a sentir la adrenalina de lo que espera sea una temporada de recuperación. Viedma, por ejemplo, ansía que permita dejar atrás dos años de pesadilla y empezar a consolidar una propuesta alternativa sobre el mar. Es la capital provincial, es la ciudad más antigua de la Patagonia y también es el lugar donde el río Negro se vuelca sobre el Atlántico en un estuario de hermosos paisajes.

“Hay mucha expectativa después de dos temporadas muy duras”, explicó el subsecretario de Turismo, Sergio Rodríguez. Una playa de muy buenas características en El Condor, más el agregado del estuario del río Negro en su desembocadura; excursiones de pesca, actividades náuticas y “de viento”. Viedma presenta una amplia gama de alternativas de alojamiento. Tiene a disposición de los turistas unas 5.000 camas: la mitad, cuenta con habilitación y registro. La otra mitad, corresponden a alojamientos no habilitados.

Los visitantes pueden consultar en la subsecretaría, ubicada en plena Avenida Costanera, entre Colón y Alvaro Barros. O en las dependencias del balneario El Cóndor, que se encuentra en la avenida de ingreso a la villa. También pueden escribir a [email protected] o a [email protected] . La página de turismo de la municipalidad se la encuentra en www.viedma.com.ar/turismo. Es un muy buen lugar para consultar desde alojamientos a lugares gastronómicos, servicios o alternativas de excursiones.

Un viaje de cuatro días para una familia tradicional (dos adultos con dos hijos), deberá pensar en un promedio de gastos de entre 12.000 y 13.000 pesos por día, lo que incluye el alojamiento más la comida. Estos son valores actuales y del fin de semana largo de noviembre por el “día de la Soberanía”. Los operadores turísticos se están reservando los precios para la temporada de verano aunque ya hay muchas reservas. A esto hay que agregarle el costo del viaje: si se va en auto propio desde General Roca, hay que pensar en unos 10.000 pesos de combustible, además del costo de ponerlo en condiciones.

“Estamos teniendo una pretemporada muy activa, con ocupación al 100 % durante algunas fechas especiales como los dos fines de semana que el TC estuvo en Viedma”, comentó Rodríguez. En la zona atlántica se espera una gran cantidad de turistas que permitirá “asomar la cabeza” después de un par de años muy duros. “El desarrollo de nuevos atractivos quedará para el siguiente año; hoy se está pensando en recuperar lo que teníamos y poder mantener el nivel de actividad”, explicó.

Una de los proyectos que Viedma ya está desarrollando es el del “turismo religioso”: entre el miércoles y jueves pasado se desarrolló un encuentro nacional de una iglesia evangélica que convocó a gran cantidad de creyentes y mantuvo un alto punto de ocupación turística.

 

El Condor

La zona de El Condor es el principal atractivo de la región. A lo largo de la costa, la meseta culmina en mar y aparecen los primeros acantilados que caracterizan el litoral Patagónico. Esta villa es el centro de servicios más importante del Camino de la Costa y se accede por la Ruta Provincial Nº1.

Extensas playas, altos acantilados y el característico viento patagónico, son condiciones que favorecen la práctica de actividades recreativas y deportivas. El Cóndor es el epicentro de los deportes de viento (kitesurf, windsurf, carrovelismo, kitebuggy, entre otros) y es por ello que el Municipio creó el Parque de Viento como punto de encuentro para los amantes de esta actividad.

Además, este escenario natural posee un asentamiento de más de 200 especies de aves marinas, ribereñas y continentales, situándose aquí la Colonia de loros barranqueros más grande del mundo. Durante la temporada estival, se realizan salidas de Avistaje de Aves para disfrutar y conocer más acerca de la flora y fauna de la zona.

El balneario cuenta con diversos sitios de importancia histórica como las casitas de los primeros pobladores, el Faro Río Negro y el mirador del Ceferino, desde donde se obtienen vistas panorámicas de la villa y del estuario del río Negro.

 

La Lobería

Los escenarios del Atlántico ofrecen diferentes alternativas. La zona de La Lobería, por ejemplo, es un espacio de restingas, una serie de diques de contornos irregulares que en bajamar permiten la formación de piletones naturales.

Cuenta con servicio de guardavidas e informes turísticos durante la temporada estival, playa de estacionamiento, restaurante, camping, baños y servicio de teléfono semipúblico.

 

Alternativas para pescadores

La pesca puede disfrutarse desde la desembocadura del río, donde se pueden obtener ejemplares de pejerreyes, pescadillas, lenguados y corvinas, hasta la zona de Bahía Creek, en pleno golfo de San Matías, donde se pesca el tiburón bacota; o en la zona de El Cóndor, con la codiciada corvina rubia.

Y para quienes desean un paseo diferente, siguiendo 16 kilómetros por el camino de la Costa, se encuentra la línea de acantilados con un gran peñón que se adentra en el mar, unido a tierra por dos pasarelas en altura. Allí se pueden pescar pejerreyes, manilas y variedades como róbalos, chuchos y gatazos, entre otros.

Y la zona de Bahía Rosas – La Ensenada es uno de los puntos más atractivos para los pescadores gracias a la profundidad que adquiere la costa de un fino canto rodado ideal para la pesca del tiburón scaladrun y bacota, manila y escardón. 

En el Área Natural Protegida Punta Bermeja (balneario La Lobería y aledaños) se encuentra prohibida la captura de peces cartilaginosos (tiburones, rayas, pez gallo) en todas sus modalidades.

 

Deportes alternativos

 

La zona de playas es decididamente especial para la práctica de algunos deportes alternativos que necesitan de una zona de arena extensa, olas de calidad o vientos que permitan elevarse. De allí que tanto El Cóndor como el Camino de la Costa sean escenarios ideales para practicar carrovelismo, kitesurf, surf, windsurf, parapente o kitebuggy. Emociones y adrenalina.

En el Parque de Viento, las cometas propulsadas por las corrientes de aire dan vuelo a las pequeñas tablas de kitesurf.  Se trata de un deporte de navegación que combina el surf con el parapente y permite realizar saltos de hasta diez metros de alto y cincuenta de largo, y alcanzar velocidades que llegan a los 80 km/h. 

Consiste en el uso de una cometa de tracción, que está sujeta al deportista por cuerdas, restantes y se sujetan al cuerpo mediante un arnés, permitiendo deslizarse sobre el agua mediante una tabla diseñada para tal efecto.

Otra alternativa es la práctica de carrovelismo por la superficie de arena: jornadas con vientos predominantes del sector Este permiten una navegación muy extensa, de aproximados 5 kilómetros, avanzando desde el Pescadero hasta la 2º bajada El Faro. 

Esta práctica se trata de vehículos con tres ruedas neumáticas, equipados con una vela que requieren gran habilidad para ser conducidos. Los coches que se desplazan sobre la lisa superficie de la playa húmeda corren empujados por el viento, cuya velocidad cuadruplicada por la vela, puede superar los 135 km. por hora. 

El parapentismo también tiene en El Cóndor un espacio ideal.  La zona “volable” es el acantilado que se extiende desde “El Cóndor” hasta prácticamente la localidad de San Antonio Este. Se puede elegir la zona que más convenga según la dirección del viento, teniendo en cuenta que en el periodo estival se establece desde horas cercanas al mediodía la brisa marítima.

Todas estas actividades cuentan con instructores en el lugar.

Gentileza anr

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!
Ir arriba