Usted esta aquí
Inicio > Regionales >

Detuvieron al maestro que violó a seis niñas de Valcheta

Detuvieron al maestro que violó a seis niñas de Valcheta:

No solo los testimonios de las seis victimas fueron coincidentes en Cámara Gesell a la hora de contar lo que les hacia el maestro Mario. También se sumaron varias pruebas más y los test psicológicos de las niñas, que fueron determinantes para que la Justicia rionegrina lo condenara por abuso sexual a la pena de 15 años de prisión en 2017. Sin embargo, cuando llegó la orden de detención el docente tuvo complicidad de la Policía y ya no estaba en el domicilio declarado. Después de cuatro años y medio, fue hallado en J.J. Gómez, donde siempre se especuló que podría estar, pero para detenerlo tuvo que intervenir la Federal.

“Pocas veces he intervenido en un caso de abuso que tenga tantas pruebas y tan contundentes como éste”, aseguró el fiscal de la entonces Cámara del Crimen de Viedma, Fabricio Brogna en el alegato en el juicio seguido contra Mario Toledo, que en la actualidad tiene 72 años. El Ministerio Público llevó adelante la acusación por la que se lo condenó a 15 años de prisión abuso sexual con acceso carnal de una niña y por haber, además, realizado tocamientos en el cuerpo de otras cinco menores de edad.

Toledo era docente en Valcheta y se aprovechaba de esta condición para invitar a niñas a su casa con la excusa de jugar con ellas, contándole cuentos y mostrándole películas de alto contenido sexual. Escenas que después practicaba con ellas.

Brogna destacó en el alegato final que todas las declaraciones efectuadas en Cámara Gesell se relacionaban, “incluso cuando una niña contaba la experiencia vivida por alguna de las otras”. Todas estas versiones “fueron validadas por los profesionales que estaban a cargo de las entrevistas que explicaron además por qué las consideraban ciertas”.

Durante el juicio que se desarrolló en tres jornadas, Toledo se presentó a todas las audiencias y ante el tribunal negó la acusación, pero el día de la sentencia desapareció. En el ámbito judicial circuló con fuerzas la versión de que su círculo íntimo tenía llegada a la Policía que lo habría alertado con la suficiente anticipación para que pueda escaparse.

Toledo y su esposa se radicaron en Roca luego de la denuncia que efectuaron los padres de las víctimas y durante todo el proceso estuvo en libertad. 

Cuatro años y medio después de la sentencia de junio de 2017, la Policía logró encontrarlo en J.J.Gómez, un barrio de las afueras de Roca, donde siempre debía haber estado. Pero donde nadie lo encontraba pese a la recompensa de medio millón de pesos que ofrecía el gobierno Nacional.

Para evitar que nuevamente se escape, el operativo de detención estuvo a cargo de la fiscalía de Cipolletti, que además solicitó la colaboración de la Policía Federal y descartar cualquier tipo de filtración por parte de la cuestionada fuerza rionegrina. 

 

Gentileza mejorinformado

Ir arriba