Usted esta aquí
Inicio > Regionales >

Día Mundial del Trastorno Bipolar: ¿qué es y cómo se trata?

Día Mundial del Trastorno Bipolar: ¿qué es y cómo se trata?

Este sábado se conmemora el Día Mundial del Trastorno Bipolar. La fecha coincide con el nacimiento del pintor holandés, Vincent Van Gogh, que también habría convivido con esta enfermedad mental crónica y que afecta al 3% de la población mundial.

La bipolaridad o Trastorno Afectivo Bipolar (TAB) es una enfermedad cuyas causas aún son desconocidas, pero sus consecuencias son graves ya que alcanzan a incapacitar a quienes las padecen.

La afección crónica produce episodios maníacos y de euforia que se suceden con etapas depresivas que, en gran parte de los casos, no se logran estabilizar. En muchas ocasiones, la enfermedad no es diagnosticada sino hasta una edad avanzada ya que los episodios no son detectados y, si son leves, pueden pasar desapercibidos.

De acuerdo a los expertos, la enfermedad comienza a desarrollarse en la juventud temprana, cuando se termina de formar la personalidad y, si bien puede influir el factor genético, hay muchas personas que tienen el trastorno pero no lo desarrollan sino hasta algún acontecimiento que afecta profundamente en el plano emocional, como puede ser la muerte de un familiar, una situación estresante o una separación traumática.

Tipos de bipolaridad y síntomas

Actualmente, existe una clasificación que divide a la bipolaridad según los distintos episodios que experimentan quienes padecen la enfermedad:

Ciclotimia: Es la versión menos severa de este trastorno. Sus síntomas persisten durante al menos dos años, y se caracteriza por fases leves de depresión e hipomanía.

Tipo I: Se caracteriza por la presencia de episodios de manía o mixtos. No es imprescindible que el sujeto sufra episodios depresivos, aunque aproximadamente el 90 % de los casos el paciente cursa ambas fases.

Tipo II: Este tipo de trastorno bipolar se define por la existencia de episodios depresivos e hipomanía (menos graves).

Trastorno bipolar no especificado: Se caracteriza porque existen trastornos con características bipolares que no cumplen los criterios para ningún trastorno bipolar de tipo I o II, como por ejemplo: episodios hipomaníacos recidivantes sin síntomas depresivos intercurrentes o un episodio maníaco o mixto superpuesto a un trastorno delirante, una esquizofrenia residual o un trastorno psicótico no especificado.

También existe un subtipo de trastorno bipolar de ciclado rápido, en el que las personas presentan cuatro o más episodios de depresión mayor, hipomanía, manía o estados mixtos en un periodo de un año.n pasar desapercibidos.

De acuerdo al Ministerio de Salud, en Argentina la enfermedad afecta a 1,2 de cada 100 hombres, 1,6 de cada 100 mujeres y la prevalencia es de 1 cada 100 en ambos sexos.

En este sentido, la incidencia en los casos por antecedentes familiares son directos en un 25%; por un progenitor 50% y ambos progenitores 75%. A nivel nacional es posible obtener el Certificado Único de Discapacidad por la afección con un certificado médico otorgado por un especialista en psiquiatría, según CIE 10 y DSM IV y resumen de historia clínica evolutiva, tratamiento clínico y farmacológico.

En este sentido, la sintomatología principal a la que están atentos los profesionales a la hora de realizar un diagnóstico es: episodios anormales de optimismo, nerviosismo o tensión; aumento de actividad, energía o agitación; sensación exagerada de bienestar y confianza en sí mismo (euforia); locuacidad inusual; tomar malas decisiones como compras compulsivas o inversiones absurdas; distracción.

Por otro lado, los episodios depresivos -llamados ‘crisis’- se consideran como los más peligrosos ya que pueden poner en riesgo la vida del paciente, facilitando las situaciones de auto determinación compulsiva.

Los síntomas son: estado anímico depresivo; pérdida del interés o de la capacidad para sentir placer en actividades determinadas; adelgazamiento importante sin realizar dieta o aumento de peso de forma repentina; insomnio o exceso de sueño; sentimientos de inutilidad o culpa excesiva o inadecuada; disminución de la capacidad para pensar o concentrarse; fatiga o pérdida de la energía.

Quitar el estigma

Tener una fecha particular para conmemorar estas afecciones mentales son importantes para visibilizar el estigma, los estereotipos y el tabú alrededor de estas patologías. A diferencia de otras enfermedades mentales o problemas de salud, los relacionados con la salud mental son los que más acumulan etiquetas sociales, discriminación, marginalidad y tabúes.

Con medicación, terapia y un buen acompañamiento integral de profesionales especializados en salud mental es posible vivir una vida plena, pero es también importante el apoyo emocional de seres queridos y de la sociedad que debe estar al tanto de la existencia de estas afecciones, que no son contagiosas, peligrosas y que es importante no dejar solos a quienes la padecen.


Ir arriba