Usted esta aquí
Inicio > Regionales >

El consumo de carne vacuna cayó al peor nivel de los últimos 13 años

El consumo de carne vacuna cayó al peor nivel de los últimos 13 años

El consumo de carne vacuna en Argentina ha experimentado una alarmante caída en los primeros cuatro meses de 2024, según reveló un informe de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes (Ciccra). Los datos muestran una merma del 18,5% en relación al mismo periodo del año anterior, lo que representa una retracción de 9,6 kilos por habitante.

Esta disminución es la más significativa desde 2011, superando incluso el peor registro anteriormente alcanzado en 2021, cuando el consumo bajó a 46,8 kilos por habitante.

La caída en el consumo de carne vacuna no solo responde a la pérdida del poder adquisitivo de la población, sino también al crecimiento de otras opciones en el mercado, como la carne de pollo y cerdo. En 2023, el consumo de carne de pollo alcanzó los 49,3 kilos por habitante, con un aumento de dos kilos respecto al año anterior. Por su parte, el consumo de carne de cerdo también está en alza, llegando a los 21,7 kilos por habitante en abril de 2024, comparado con los 21,1 kilos en diciembre de 2023.

Estos alarmantes datos sobre la disminución del consumo de carne vacuna genera preocupación para el resto del año, pues podrían indicar una tendencia a la baja. La Ciccra cuenta con registros desde 1915 y el nivel más bajo de consumo de carne vacuna de todo un año fue en 1920, con 46,9 kilos por habitante. En contraste, el mayor consumo de la historia se alcanzó en 1956 con 100,8 kilos por habitante anual.

Para comprender mejor este comportamiento en el mercado doméstico, la Ciccra analizó variables como la producción y exportación de carne vacuna. La producción de carne de vaca en los primeros cuatro meses de 2024 sufrió una disminución del 7,7% respecto al año anterior, lo que se tradujo en una retracción de 82.400 toneladas de oferta. Sin embargo, las exportaciones de carne vacuna aumentaron un 22,1% en el mismo periodo, alcanzando las 324.500 toneladas.

 

El presidente de Ciccra, Miguel Schiariti, señaló que la caída en el consumo de carne vacuna se debe, en parte, a la relación de precios con otras opciones como el pollo y el cerdo. Según Schiariti, actualmente «con un kilo de asado se compran 2,8 kilos de pollo y 1,5 kilos de cerdo».

Además, la industria de la carne en Argentina ha enfrentado dificultades debido a la baja faena, influenciada por la sequía que afectó a algunas zonas del país. En abril de 2024, se faenaron 1,072 millones de cabezas de ganado vacuno, lo que representa una mejora del 3,8% respecto a marzo. Sin embargo, en comparación con abril de 2023, la faena tuvo una disminución del 9,1%.

La Ciccra explica que esta caída en la producción se debe a la liquidación de vientres provocada por la intensa sequía en 2021 y 2023, lo que resultó en un menor número de animales para preñar. Además, la falta de agua y alimento afectó los índices de preñez y parición, reduciendo así la cantidad de terneros disponibles durante este año.


Ir arriba