Usted esta aquí
Inicio > Regionales >

El Indio Solari criticó las políticas del Gobierno y catalogó de «loco» a Javier Milei

El Indio Solari criticó las políticas del Gobierno y catalogó de «loco» a Javier Milei

En una entrevista radial desde su estudio personal, el reconocido cantante de rock nacional, Carlos Alberto «El Indio» Solari, no tuvo pelos en la lengua a la hora de opinar sobre la situación política y económica de Argentina. En sus declaraciones, criticó duramente al Gobierno de Alberto Fernández y calificó al presidente como un «loco-loco o un mascarón de proa de algún interés».

 

Además de su descontento con la gestión actual, Solari se mostró asombrado por el apoyo que recibe Javier Milei, reconocido economista liberal y polémico figura en el país. El músico lo tildó de «loco» y señaló su incredulidad ante el hecho de que haya personas que respalden sus ideas.

El líder de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota también manifestó su preocupación por el estado de ánimo de la población ante las medidas tomadas por el Gobierno. Afirmó que, en el pasado, la gente sacó del poder a los poderosos, pero esta vez no tiene buenas expectativas sobre el resultado.

En relación a la postura de los ciudadanos, Solari se sorprendió de que personas con educación secundaria respalden al presidente y le den más tiempo para gobernar. Criticó las declaraciones del vocero presidencial y aseguró que las personas que escuchan sus ideas se dejan llevar por «locuras».

El conflicto no se limitó solo al ámbito político. El cantante también hizo hincapié en que la clase humilde es la más perjudicada históricamente y lamentó la apatía de la clase media frente a la situación actual. Además, alertó sobre posibles consecuencias culturales, mencionando que solo llegarán a los escenarios las obras de menor calidad.

En otro punto de la entrevista, Solari arremetió contra Milei, considerando que «dice burradas» pero tienen un trasfondo que va más allá de la defensa de la industria nacional. Sugirió que podría haber pactos y acuerdos del economista con fuerzas ajenas, asegurando que su grado de consciencia resulta difícil de creer.


Ir arriba