Usted esta aquí
Inicio > Regionales >

Era remisero pero por un choque nunca más pudo volver a ejercer la actividad

Era remisero pero por un choque nunca más pudo volver a ejercer la actividad

Un remisero de la región sufrió las consecuencias de una mala maniobra de un colega: iba como pasajero cuando el vehículo en que viajaba, un Chevrolet Prisma, fue el principal protagonista de un choque sobre la ruta 151. Nunca más pudo volver a subirse en un vehículo y el juicio determinó una compensación económica.

 

El hombre decidió viajar a Cinco Saltos en el remise de un colega, que al llegar a uno de los accesos decidió doblar imprevistamente a la izquierda. El resultado fue un violento choque con otro auto, un Renaul Logan que circulaba en sentido contrario.

 

Leé también: Los ex empleados de Saturno Hogar aún esperan cobrar sus indemnizaciones

 

Sufiró una fractura de clavícula, y un importante daño psicológico: por el trauma, no pudo volver a ejercer su actividad.

La lesión no le provocó incapacidad alguna, pero sí demostró daño psíquico y daño moral. Por esos rubros se fijó una indemnización monetaria que busca compensar las consecuencias del incidente vial.

 

Las personas condenadas son el conductor del Chevrolet Prisma, que a su vez era el propietario del coche junto con una mujer. La sentencia también alcanzó a la compañía aseguradora en la medida de la póliza.

Tanto los propietarios como la aseguradora apelaron. Pero no lograron revertir el fallo de primera instancia. El tribunal que revisó las actuaciones confirmó la sentencia y puso énfasis en la pericia psicológica. Ese estudio demostró que el hombre afrontó una dificultad para volver a subirse a un remisse, tanto como conductor y como pasajero.

 

Seguí leyendo: Le dieron dos días para mudarse si quería seguir trabajando, ahora deberán indemnizarla

Surge del expediente, que el pasajero se movilizaba por la ruta 151 en ese Prisma. El conductor pretendió ingresar a Cinco Saltos por el acceso de la calle General Paz. Un Renault Logan circulaba por la misma vía, en sentido contrario.

Como el Prisma giró a la izquierda sin tomar los recaudos, se interpuso en la marcha del otro coche. La pericia accidentológica demostró la responsabilidad del chofer demandado por la maniobra indebida. Debía esperar en la banquina, con la luz de giro, hasta que la ruta estuviera despejada.

 


Ir arriba