Usted esta aquí
Home > Alto Valle >

«Este gobierno tiene una actitud de cierre y de choque con la producción agropecuaria»

Foto – Gentileza

Durante la jornada de ayer, el gobierno nacional tomó la sorpresiva medida 
de suspender por 30 días las exportaciones de carne vacuna. Según confirmó el Ministerio de Desarrollo Productivo, la medida está orientada a contener la presión sobre los precios que se viene registrando en los últimos meses. Esto generó fuertes repercusiones en el sector exportador, que se mostró preocupado y en desacuerdo con la actitud de Ejecutivo.

“Es esperable por la genética de este gobierno que tiene una actitud intervencionista, siempre de cierre y siempre de choque con la producción agropecuaria”, aseguró Gabriel De Raedemaeker, vicepresidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA). 

Raedemaeker manifestó que esto “es lamentable por que el 23 de diciembre del 2019 el presidente prometió que no se iba a tomar ninguna medidas que tuviera una repercusión sobre la actividad agropecuaria sin un consentimiento de la Comisión de Enlace, todas las medidas que se tomaron fueron siempre unilateral y siempre en contra de la producción”.

“Da la impresión de que el gobierno se obstina en aplicar recetas fracasadas de un pasado cercano con consecuencias conocidas” expresó el productor al recordar que el cierre de exportaciones de carne del 2006 en adelante “trajo la pérdida de puestos de trabajo y de 12 millones de cabezas de ganado vacuno”.

La suspensión temporal de las exportaciones se da a conocer apenas un día después de que el presidente Fernández expresara su preocupación por el aumento «inexplicable» de los precios en los últimos dos meses.

«Sinceramente no hay ninguna razón, más que el aumento del consumo, para explicar esos aumentos que se dieron en marzo y abril», analizó Fernández.
 
En este sentido, Raedemaeker expresó que “la distorsión de precios hace rato que está instalada en este país como consecuencia de un índice inflacionario que es incontrolable”, y continuó: “hay una pérdida de poder adquisitivo enorme de toda la ciudadanía y no es precisamente generando desincentivos para la producción que se va a enderezar la economía”. 

“Si el gobierno estuviera tan preocupado por el precio de los alimentos debería atacar el componente impositivo de cada uno de los productos que llega a la góndola, pensemos que en el caso de la carne estamos hablando de 40% de componente  impositivo”, concluyó.

 

(Gentileza mediosdelaire)

Top