Usted esta aquí
Inicio > Regionales >

Estudio alarmante indica que el 69% de las aguas superficiales y subterráneas están contaminadas

Estudio alarmante indica que el 69% de las aguas superficiales y subterráneas están contaminadas

Un nuevo informe publicado en la revista Nature Geoscience revela datos alarmantes sobre la contaminación de las aguas superficiales y subterráneas del planeta. Según el estudio llevado a cabo por universidades australianas y estadounidenses, el 69% de estas aguas está contaminado por sustancias químicas persistentes conocidas como PFAS. Estas sustancias, que se empezaron a fabricar en los años 50, se encuentran presentes en diversos productos de uso diario, como sartenes antiadherentes, ropa, cosméticos, insecticidas y envases alimentarios.

Las PFAS son conocidas desde hace décadas como químicos persistentes, ya que una vez liberadas en el ambiente o el cuerpo humano, tienden a permanecer allí de manera indefinida. Hasta ahora, se desconocía la magnitud de su presencia en el suministro de agua, pero este nuevo estudio revela que la situación es alarmante.

La investigación recopiló datos de más de 12.000 muestras de aguas superficiales y 33.900 de aguas subterráneas provenientes de informes gubernamentales y estudios científicos realizados en los últimos 20 años. Los investigadores estudiaron si los niveles de contaminación por PFAS excedían las regulaciones de diferentes países, y descubrieron que el 69% de las muestras superaba los criterios de seguridad para el agua potable establecidos por el regulador canadiense, el más exigente.

Además, el 32% de las muestras excedía el índice de peligrosidad establecido por Estados Unidos, uno de los países con regulaciones menos exigentes en materia de agua potable. Estos resultados revelan que la contaminación por químicos persistentes ha sido subestimada hasta ahora.

Ante esta preocupante situación, el profesor Denis O’Carroll de la Universidad de Sídney y su equipo están trabajando en el desarrollo de tecnologías para degradar los PFAS en los sistemas de agua potable. Asimismo, están estudiando el desarrollo de modelos predictivos que permitan determinar el destino de los PFAS en el medio ambiente.

La grave contaminación de las aguas con sustancias químicas persistentes representa una amenaza no solo para la salud humana, sino también para el medio ambiente. 


Ir arriba