Usted esta aquí
Inicio > Regionales >

Fue condenada a tres cadenas perpetuas la enfermera que mató a pacientes con altas dosis de insulina

Fue condenada a tres cadenas perpetuas la enfermera que mató a pacientes con altas dosis de insulina

Heather Pressdee, una enfermera de 41 años de Pensilvania, fue declarada culpable este jueves de tres cargos de asesinato y otros cargos relacionados por administrar dosis letales o potencialmente letales de insulina a varios pacientes. La enfermera fue sentenciada a cadena perpetua por su papel en la muerte de al menos 17 pacientes en cinco centros de salud en cuatro condados entre 2020 y 2023.

Durante la audiencia en Butler, ubicada aproximadamente a 48 kilómetros al norte de Pittsburgh, Pressdee recibió un total de tres cadenas perpetuas consecutivas y otra condena de 380 a 760 años tras las rejas. Las víctimas de estos actos nefastos tenían edades comprendidas entre 43 y 104 años.

Los compañeros de trabajo de Pressdee destacaron que su comportamiento era cuestionable y que mostraba desprecio hacia los pacientes de manera frecuente. Varias autoridades también afirmaron que la enfermera solía expresar comentarios despectivos sobre ellos. Estas preocupaciones planteadas por el personal de salud propiciaron una investigación más profunda, revelando así la participación de Pressdee en la muerte de múltiples pacientes.

Inicialmente, la acusada fue arrestada en mayo de 2023 por la muerte de dos pacientes de un asilo de ancianos y por herir a otro. Sin embargo, una investigación más exhaustiva llevó a la aparición de docenas de cargos adicionales en su contra. Durante una audiencia en febrero, en la cual tuvo un enfrentamiento con sus abogados, Pressdee manifestó su deseo de declararse culpable de los cargos presentados en su contra.

La declaración de culpabilidad se espera que se extienda hasta el próximo viernes, ya que varias personas desean hacer declaraciones sobre el impacto de las víctimas, según informaron las autoridades presentes en el juicio.

 

Los fiscales argumentaron que Heather Pressdee administró cantidades excesivas de insulina a los pacientes, independientemente de si eran diabéticos o no. Generalmente, estas dosis letales de insulina eran administradas durante los turnos nocturnos, cuando la cantidad de personal era menor y las emergencias no requerían una hospitalización inmediata.

La licencia de enfermería de Pressdee fue suspendida poco después de la presentación de los cargos iniciales el año pasado. Documentos judiciales revelaron que la enfermera envió mensajes de texto a su madre en los que expresaba su insatisfacción con varios pacientes y colegas, además de mencionar posibles daños. Estas quejas también involucraban a personas que se encontraba en restaurantes y otros lugares públicos.

Por otra parte, los fiscales destacaron que Pressdee tenía un historial de comportamiento abusivo hacia los pacientes y el personal en todas las instalaciones donde había trabajado anteriormente, lo que resultó en su renuncia o despido. Según consta en documentos judiciales, la enfermera ocupó varios puestos de trabajo en hogares e instalaciones para ancianos en el oeste de Pensilvania durante períodos cortos a partir de 2018.

 

En el interrogatorio sobre las víctimas fatales, se afirma que Pressdee declaró que se sentía mal por la calidad de vida de algunos pacientes y esperaba que entraran en coma y fallecieran. Una enfermera del mismo centro informó que la condenada le comentó que uno de los pacientes fallecidos «estarían mejor muerto». Todo esto condujo a una investigación después de que un familiar de una de las presuntas víctimas denunciara la administración inadecuada de insulina por parte de Pressdee hacia los pacientes bajo su cuidado.

El fiscal general dejó en claro que el caso de Pressdee involucra un cruel abuso a pacientes sumamente vulnerables por parte de una enfermera profesional, enfatizando que estos fueron actos deliberados e intencionales perpetrados por alguien en quien se confiaba para brindar cuidados.


Ir arriba