Usted esta aquí
Inicio > Regionales >

“Hola pa, soy tu hija”: Delincuentes engañaron a un jubilado roquense y le sacaron más de 30.000 dólares

“Hola pa, soy tu hija”: Delincuentes engañaron a un jubilado roquense y le sacaron más de 30.000 dólares :

Una familia vive momentos de mucha preocupación y tristeza luego de haber sufrido la estafa por parte de desconocidos en la que un abuelo terminó entregando más de 30 mil dólares. 

El hecho ocurrio poco antes del mediodía en la zona céntrica de la ciudad y los delincuentes habrían utilizado una serie de mentiras bien disfrazadas con las que lograron confundir y convencer al hombre. 

Todo comenzó con una llamada telefónica que recibió el señor en el que una voz femenina le aseguraba ser su hija. Si bien en un primer momento la situación le pareció un poco extraña, la persona que se encontraba del otro lado del teléfono insistió y  terminó ganando su confianza. 

Así, una vez entablada la conversacion esta supuesta “hija” le explico a su “padre” que debido a la inflación y a los problemas financieros que está atravesando el país los dólares iban a dejar de circular y perderían su valor. Y para evitar perder ese dinero, debían llevarlos al banco para cambiarlos por dólares nuevos.

Y aquí aparece el momento del engaño en el que se materializa el robo, porque los delincuentes, una vez que convecen a su víctima, deben inventar una explicación válida de cómo y por qué entregar el dinero. Así, la mujer le explico al hombre que ella, su “hija”, enviaría a una amiga para que él le diera la plata en la zona de Chacabuco y Canalito y esa amiga se lo entregaría posteriormente a ella. 

Frente a este relato, y ante el miedo de perder los ahorros de toda una vida, el hombre le creyó por completo y actuó tal y como le había indicado esta persona. Tomó sus ahorros, se dirigió a la céntrica esquina y le entregó la plata a esta persona. 

Una vez que el hombre regresó a su casa y pasaron algunos minutos, llamó a su hija para ver en qué había quedado la situación y ahí se dieron cuenta que todo había sido un engaño y que ni siquiera era su hija con quien habían mantenido la conversación.

Junto a sus familiares, rápidamente realizaron la correspondiente denuncia en la Comisaría y aún esperan poder localizar a estas personas y así poder recuperar los ahorros de toda su vida. 

Gentileza anr

Ir arriba