Usted esta aquí
Inicio > Regionales >

Joe Lewis fue condenado a 3 años de libertad condicional y una multa de 5 millones de dólares

Joe Lewis fue condenado a 3 años de libertad condicional y una multa de 5 millones de dólares

El multimillonario británico Joe Lewis no pasará tiempo en prisión tras declararse culpable de cargos de uso de información privilegiada y conspiración en Nueva York. Así lo indicó este jueves un juez federal.

El juez G.L. Clarke citó la decisión del magnate de viajar rápidamente a Estados Unidos para hacer frente a los cargos y su débil salud, junto con toda una vida de buenas obras, para dictaminar que se enfrentará a tres años de libertad condicional y una multa de 5 millones de dólares en lugar de pasar tiempo entre rejas.

Lewis, de 87 años, llevaba un parche en el ojo y una de sus manos tembló constantemente durante toda la hora que duró el proceso en el tribunal federal de Manhattan. Permanece en Estados Unidos desde el mes de julio.

Antes de ser sentenciado, señaló: “Señoría, estoy hoy aquí porque cometí un terrible error. Estoy avergonzado”. Agregó que esperaba “enmendar y reconstruir la confianza que he dilapidado” en lo que le queda de vida.

Según las directrices estadounidenses para la imposición de penas, el empresario, que es ciudadano del Reino Unido y residente en las Bahamas, debía cumplir entre 18 meses y dos años en prisión. Sin embargo, incluso los fiscales estuvieron de acuerdo en que esto no era necesario.

En su declaración de culpabilidad de enero, Lewis admitió que en 2019 acordó compartir secretos sobre empresas que cotizan en bolsa con varias personas, lo que les permitió beneficiarse de la información. Los fiscales dijeron después que su empresa, Broad Bay Limited, y Lewis pagarían 50 millones de dólares en sanciones económicas, la mayor sanción económica por uso de información privilegiada en una década.

Su abogado expresó el jueves que el dinero estaba en custodia y listo para ser pagado y que los planes eran que saliera de Estados Unidos hacia las Bahamas el jueves por la noche.

Desde el principio, Lewis no fue un acusado corriente. Tras su detención, hace menos de un año, había quedado en libertad bajo fianza de 300 millones de dólares. Esto después de poner como garantía un yate y un avión privado.


Ir arriba