La Emergencia Alimentaria sigue en pie por la pandemia

En la última sesión del Concejo Deliberante de Roca se aprobó por unanimidad una ordenanza que prorroga por seis meses más la “Emergencia Alimentaria”, sancionada en junio de 2019, para asistir a los espacios comunitarios que contribuyen a roquense en situación de vulnerabilidad.

La Emergencia Alimentaria es una herramienta que tiene el Poder Ejecutivo para brindar asistencia a comedores y merenderos. Permitió la creación del registro de estos espacios, sobre el cual se realizaron los relevamientos y visitas del Departamento de Seguridad Alimentaria. Por otro lado, brindó capacitación en manipulación de alimentos, dio asesoramiento y recursos a la conformación de huertas comunitarias o familiares para producir alimentos saludables y otras demandas como recomendaciones para prevenir la transmisión del virus covid-19.

La ordenanza impulsada el año pasado por el bloque del Frente para la Victoria junto a movimientos sociales, la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), permitió atenuar los efectos de la pandemia sobre la población de escasos recursos.

Te puede interesar: Una batalla sin final: ecos de un 2020 difícil para los trabajadores de salud en Roca

Durante todo el 2019, las organizaciones hicieron el reclamo con movilizaciones, petitorios y ollas populares frente al municipio y en Avenida Roca y Tucumán.

Si bien la emergencia no estipula cifras para el fondo, durante 2020 la inversión fue de casi $11 millones solventados con patrimonio municipal. “En el caso del Municipio, la asistencia se hace en dinero, que cada merendero y comedor rinde mes a mes, ya que muchos de ellos reciben aportes del Estado Nacional y donaciones de comercios locales”, indicó Diana Vásquez, Secretaria de Desarrollo Social del Municipio de Roca.

La asistencia la reciben aquellos que reúnen las condiciones mínimas de seguridad alimentaria y que se encuentran inscriptos en el “Registro Único de Merenderos y Comedores”. El monto que recibe cada uno depende de la cantidad de viandas que prepara, y del tipo de asistencia que brinda.

«La prórroga fue solicitada por varios beneficiarios, tras los anuncios de Salud sobre la posibilidad de que la pandemia se extienda”.
Diana Vázquez Secretaria Desarrollo Social Roca

El impacto de la retracción económica provocada por la pandemia produjo una desigualdad social sustantiva, donde los comedores y merenderos de la ciudad se convirtieron en servicios esenciales para las personas que no consiguen sostener una canasta mínima de alimentos.

11 millones de pesos del presupuesto municipal se inviertieron en 2020 para comedores y merenderos.

“El Registro ha tenido varios cambios este año, tanto bajas de espacios que han dejado de atender, otros que cerraron solo durante un tiempo por razones del covid, y nuevos que han abierto. Considerando estos cambios, ha aumentado la asistencia que se hace, así como la cantidad de familias que concurren a esos espacios”, concluyó Vásquez.

Objetivos

Desde su origen, la Emergencia Alimentaria persigue los siguientes objetivos específicos:

  • Fortalecer con aportes a merenderos, comedores e instituciones que reúnan las condiciones mínimas de seguridad alimentaría y que se encuentren inscriptos en el Registro Único de Merenderos y Comedores
  • Acompañar en el asesoramiento y recursos a la conformación de huertas comunitarias y/o familiares que puedan producir alimentos saludables para los beneficiarios
  • Crear un registro de cuantos niñas/os, adolescentes, embarazadas y adultos mayores que no llegan a cubrir las necesidades básicas y están en riesgo de subsistencia, a partir de datos proporcionados por PAMI, hospital, Desarrollo Social de Provincia, Ministerio de Educación.
  • Promover cursos de alimentación saludable gratuitos, en distintos barrios.
(Gentileza lacomuna)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba