Usted esta aquí
Inicio > Regionales >

La historia de amor de Eduardo Feinmann y Lucía Auat

La historia de amor de Eduardo Feinmann y Lucía Auat

Eduardo Feinmann, conocido por su trayectoria en los medios de comunicación, ha logrado mantener en secreto su vida amorosa durante mucho tiempo. Sin embargo, en 2020, su pareja, Lucía Auat, se convirtió en el rostro visible de su salud cuando el periodista contrajo COVID-19. Desde entonces, su relación ha salido a la luz, pero ambos han sabido mantenerla alejada de los reflectores mediáticos.

Lucía Auat, abogada originaria de Santiago del Estero, ha tenido una exitosa carrera en el sector público, ocupando cargos importantes durante la gestión de Mauricio Macri. Esta conexión profesional con el expresidente explica en parte la estrecha relación entre Feinmann y Macri, quien incluso felicitó en público al periodista por su próxima paternidad.

El 2 de octubre de 2021, nació Esmeralda, la hija de Feinmann y Auat, marcando un hito en la vida de la pareja. A pesar de ser conocido por su carácter recio en los medios, la llegada de Esmeralda ha mostrado una faceta más cariñosa y paternal en la vida privada de Feinmann. Sus amigos y colegas han comentado cómo el periodista se ha convertido en un «papá baboso», aunque no ha abandonado su estilo firme y contundente en su trabajo.

A lo largo de su relación, Feinmann y Auat han optado por la discreción, evitando la exposición mediática. Rara vez se los ha visto juntos en eventos públicos, prefiriendo asistir solo a aquellos muy específicos y generalmente invitados por amigos cercanos. Cuando han sido captados por los medios, las imágenes han sido divulgadas por terceros, no por ellos mismos.

Lucía Auat también ha mantenido un perfil bajo en las redes sociales, limitando su actividad a un círculo muy reducido. Esta decisión de alejarse de la exposición mediática es coherente con su deseo de mantener su vida privada fuera del alcance del público.

 

El vínculo entre Eduardo y Lucía ha demostrado ser sólido y basado en el amor y el respeto mutuo. A pesar de las adversidades y la atención pública, han logrado construir una familia unida y mantener la privacidad que tanto valoran. La llegada de Esmeralda no solo ha fortalecido su relación, sino que también les ha brindado una nueva dimensión de felicidad y plenitud en sus vidas.

Sin duda, la historia de amor de Eduardo Feinmann y Lucía Auat es un ejemplo de cómo es posible mantener una relación sólida y equilibrada, aún en el mundo mediático en el que ambos se desenvuelven.


Ir arriba