Usted esta aquí
Home > Regionales >

La nena de 13 años deberá regresar a la casa de su padre

La nena de 13 años deberá regresar a la casa de su padre

La Justicia ordenó que la nena de 13 años, que se habría ido con una familia gitana, deberá regresar con su padre, quien tiene la guarda judicial desde hace tiempo. Sn embargo, la restitución no será inmediata, porque se deben finalizar distintos trámites burocráticos.

Si bien por un lado el padre y la hermana de la madre, quienes encabezaban la protesta frente a la vivienda de la familia gitana en donde está la menor, quedaron satisfechos porque hicieron valer la orden judicial vigente desde hace años. Pero por otro manifestaron su bronca contra la SENAF, que es la encargada en intervenir en este tipos de caso y la que debe lograr la salida de la niña de esa casa, donde está su madre con su nueva pareja, miembro de la comunidad zíngara.

De acuerdo al fallo dictado por la Jueza de Familia Moira Revsin, prevaleció la sentencia judicial que con anterioridad le da la guarda de los dos niños que tenía la pareja al padre. En aquella oportunidad se comprobó que ambos menores eran sometidos a malos tratos. La propia familia relató que hace seis años que iniciaron los trámites para que los pequeños no vivan en esa casa: “el más chico ve un gitano y se asusta, tiene trastornos, quedó tartamudo, cuando lo sacamos de ahí tenía quemaduras de cigarrillos”.

Pese a la orden judicial, la restitución no será inmediata porque primero la SENAF debe intervenir para que la salida de la niña sea lo menos traumática posible. Esta situación enojó a la familia, que se manifestó frente a la delegación del organismo, por lo que las autoridades solicitaron custodia policial.

Esto implica que la niña deba permanecer varios días más en la misma casa y con las mismas personas con las que vivía hace unos años y obligó a la intervención de la Justicia. “No podemos estar tranquilos con esto, no sabemos que pueden hacer con ella durante estos días”, confió la tía. 

El caso tomó relevancia el martes, porque el padre de la niña denunció que su hija iba a ser negociada por la familia de la pareja de la madre a cambio de una dote, como es costumbre en la comunidad gitana. A partir de allí hicieron una vigilia fuera de la casa donde permanecía la chica, para que no sea sacada del lugar. Durante toda la tarde la transitada calle Evita permaneció cortada y la vivienda con una importante custodia policial.

Los padres de la menor se separaron y hace años que la madre formó una nueva pareja con un gitano, con quienes vivían los niños hasta que la Justicia le dio la guarda al padre por los malos tratos comprobados. Sin embargo, la nena de 13 años desapareció de su casa y el padre encontró una nota en la que le pedía perdón por lo que iba a hacer. A través del relato de las amigas, pudo establecer que había regresado con los gitanos.

Gentileza mejorinformado

Top