Usted esta aquí
Inicio > Regionales >

Le bajaron la calificación y asumió el crimen del judicial

Le bajaron la calificación y asumió el crimen del judicial:

Javier Videla fue asesinado. Desapareció de su casa en compañía de Gregorio Antonio Colicheo el 4 de marzo del año pasado. El cuerpo fue encontrado el 18 de noviembre a unos pocos metros de la ruta 6 a la altura del kilómetro 62, al norte de Roca. En el medio, en el campo donde apareció el auto de su hermana y sus pertenencias, fue detenido el empleado rural con el que salió esa noche y también apareció el cuerpo de una mujer semi enterrada. A catorce meses de ese hecho que convulsionó a toda la región, la fiscalía y la defensa acordaron una acusación bastante más leve a la inicial y el imputado reconoció ante el tribunal que mató al empleado judicial.

Como estaba previsto, la audiencia de juicio Abreviado comenzó a las 12.30. De inmediato, el Ministerio Público, representado por el fiscal Jefe Andrés Nelly y la fiscal Verónica Villarruel, reconocieron que las pruebas recolectadas no le alcanzaban para sostener la privación ilegítima de la libertad, como para tampoco acusarlo de homicidio criminis causa (con la finalidad específica de llevar adelante otro delito). Entonces, por la muerte de Videla lo acusaron de homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego y portación ilegítima de arma de guerra sin autorización, que puede llegar a tener una pena de entre 14 y 20 años de prisión.

Luego de un relato bastante pobre por parte del fiscal, a quien uno de los jueces del Tribunal le pidió que repita nuevamente el hecho del que se lo acusaba a Colicheo, la querella que representa a la mamá de Videla, reconoció que se acordó en todos los términos con la acusación del Ministerio Público, que luego también adhirió la defensa oficial, llegó el momento en el que le preguntaron a Colicheo si reconocía los hechos que le atribuían.

En un primer momento le consultaron si reconocía que tenía un arma calibre 9 milímetros de manera ilegal, a lo que respondió rápido y conciso, “si”. Luego, le dijeron que se lo acusa de homicidio simple, “es decir que con ese arma de fuego usted le dio muerte al señor Javier Alejandro Videla, usted se declara único autor de ese hecho”, le preguntó el presidente del tribunal, a lo que Colicheo bajó la cabeza y dejó pasar unos segundos para responder “si”. Después le dieron la oportunidad de agregar algo más, pero el reconocido homicida se negó.

Mientras daban por finalizada la audiencia, Colicheo bajó la cabeza y se quedó el resto de la transmisión de Zoom desde el penal de Viedma en esa posición. Durante ese periodo se fijó para el viernes 6 de mayo a las 10 de la mañana la lectura de sentencia, aunque para saber la pena se debe esperar al Juicio de Cesura que se realizará más adelante en caso de considerarlo culpable.

Antes de llegar a que Colicheo reconozca su culpabilidad, se pudo observar distintas situaciones del acusado a medida que escuchaba el relato del fiscal, en el que movía la cabeza o se rascaba la nariz, de cómo habían sido los hechos. Pero hubo uno en particular que llamó mucho la atención. Cuando Nelly aseguró que arriba del Chevrolet Vectra de Videla, “en determinado momento con la intención de darle muerte efectúa disparos. Al menos uno de los proyectiles dio en el hemitórax y le ocasionó la muerte”, se pudo ver, aunque no escuchar porque estaba silenciado su micrófono, que el acusado realizó varios insultos. No se pudo saber quién o quiénes eran los destinatarios.

El otro hecho que Colicheo reconoció ser autor, tiene como víctima a la pareja de Videla, Julio Sánchez, a quien le disparó con la misma arma de fuego. Por eso se lo acusa de “portación de arma de fuego en concurso real con abuso de armas en calidad de autor”.

El crimen de Videla sirvió también para que en el mismo campo donde fue hallado Colicheo, se encuentre el cuerpo de una mujer que nadie daba por desaparecida. Claudia Alejandra Casmuz de 29 años, había sido asesinada y enterrada, pero unos animales la desenterraron parcialmente y la dejaron a la vista. Por ese crimen también está acusado el reconocido homicida del empleado judicial, pero esa causa llegará a juicio más adelante y se trata de un femicidio, que la única pena posible que establece el Código Penal es la prisión perpetua.

Cabe recordar que Colicheo también está acusado por el femicidio de Claudia Casmuz, una mujer de 29 años que fue hallada a los pocos días de la desaparición de Videla en un paraje cercano a Roca. Por este hecho, Colicheo podría purgar una condena a perpetua.

 

Gentileza mejorinformado

Ir arriba