Usted esta aquí
Home > Regionales >

Llegó al país el avión con 220.000 dosis de la vacuna rusa

El vuelo de Aerolíneas Argentinas con la tercera partida de las vacunas Sputnik V contra el coronavirus despegó ayer desde el Aeropuerto Internacional Sheremétievo de Moscú, y arribó a Ezeiza este jueves, a las 12.41. La secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, confirmó que trajo 220 mil dosis, 110.000 de cada componente. Desde Bolivia, el Gobierno informó que este vuelo trae el primer lote que recibe el país vecino.

En un comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores boliviano indicó que «el primer lote de vacunas que permitirá iniciar la inmunización a la población boliviana se encuentra a bordo de la aereonave Airbus 330-200 AR1062 que despegará en unos minutos del Aeropuerto Internacional Sheremétievo, Moscú – Rusia, con destino a la ciudad de Buenos Aires – Argentina, donde se realizará el transbordo a una aereonave de la empresa estatal Boliviana de Aviación con destino a La Paz – Bolivia».

«Nos confirmaron recién que están llegando 220.000 dosis, 110.000 de cada componente», precisó Vizzotti. Durante una recorrida por una Unidad Sanitaria Móvil del Ministerio de Salud, ubicada a pocos metros del Torreón del Monje en Mar del Plata, Vizzotti dijo: «llegó la confirmación formal y en eso nosotros somos súper cuidadosos hasta que no tenemos la confirmación, debido a esta dinámica que tiene la provisión mundial de vacunas».

La compañía de bandera concretó el tercer operativo para traer las vacunas, ya que el que trasladó la primera tanda llegó a la Argentina el 24 de diciembre con 300.000 dosis y el segundo lo hizo el 16 de este mes con idéntica cantidad, que ya están siendo aplicadas en todo el país.

Durante el trayecto de regreso, el vuelo AR1063 del Airbus 330-200, matrícula LV-GIF, sobrevoló Bielorrusia, Lituania, Polonia, Alemania, Francia, el norte de España y Portugal, iniciando allí el cruce del Océano Atlántico, para ingresar al continente americano a la altura de Fortaleza (Brasil). Luego se desplazó sobre Uruguay hasta cruzar el Río de la Plata, para finalmente aterrizar en Ezeiza.

La travesía estuvo a cargo de 10 tripulantes, entre pilotos y copilotos, lo que implica la presencia de cinco tripulaciones en forma simultánea compuestas por comandante y copiloto -cuatro en funciones y una de refuerzo-, que se van alternando en el comando, a los que se suman despachantes, técnicos y personal de carga, para llegar al total de 20 personas a bordo.

El avión había partido desde Ezeiza en la noche del martes, a las 21,10 hora de Buenos Aires. El viaje, como en las ocasiones anteriores, demandó unas 16 horas.

El tiempo de carga en Moscú fue de poco más de seis horas, por lo que el arribo a Buenos Aires se estirará brevemente con respecto a lo previsto inicialmente. La nave emprendió el regreso desde Moscú alrededor de las 18 hora de Argentina.

Las vacunas Sputnik V fueron cargadas en la bodega del Airbus, embaladas en contenedores denominados «Thermobox» fabricados por la empresa DHL. Esos elementos mantienen la refrigeración durante el tiempo suficiente para completar el vuelo sin escalas entre Moscú y Buenos Aires, así como también en la descarga y primera etapa de distribución.

El presidente de Aerolíneas, Pablo Ceriani, definió los operativos como «un importante trabajo logístico que implica la coordinación entre diferentes actores de ambos países». Destacó que «en los últimos días estuvimos trabajando intensamente para poder realizar este importante vuelo», que fue postergado algo más de un día debido a cuestiones logísticas.

Tal como ocurrió con los otros dos viajes, este vuelo se concretó de forma directa -sin escala técnica-, bajo la denominación de «ferry», es decir, cuando la aeronave va vacía, solo con su tripulación de cabina e incluso técnicos de mantenimiento y de carga, según el caso.

Top