Usted esta aquí
Home > Regionales >

Marchan en Roca para exigir justicia por el femicidio de Úrsula

Este miércoles en el país se realizarán marchas simultáneas para exigir justicia por el femicidio de Úrsula Bahillo, la joven asesinada en Rojas (Buenos Aires) por su expareja, el policía Matías Ezequiel Martínez.

La movilización se replicará en la región con el lema «el Estado es responsable». Será en repudio a la «justicia patriarcal» y en reclamo a la declaración de la emergencia en violencia de género, entre otros puntos. 

El enojo social se terminó materializando en la organización de una marcha nacional que se replicará en la región. En Roca, desde la Campaña por la Emergencia en Violencia contra las Mujeres, convocan a concentrarse en avenida Roca y Tucumán a las 17.

En Cipolletti se concentrarán a las 18 horas en la Plaza de la Justicia y en Cinco Saltos a las 17 horas en la Plaza San Martín. En Bariloche, en tanto, la concentración será a las 17 frente al edificio de tribunales del Poder Judicial de Río Negro (Jhon O’Connor y Costanera).

El femicidio renovó el descontento porque la joven (18) y su mamá habían denunciado en varias oportunidades a Martínez (25) por amenazas y violencia de género e incluso el policía tenía una medida de restricción perimetral que había violado dos días antes del crimen.

Desde el Colectivo «Ni Una Menos», formado en 2015 luego del femicidio de Chiara Páez, emitieron un comunicado sobre lo ocurrido. En el mismo consignan: «Úrsula tenía miedo de que la maten y la mataron. Pidió ayuda, hizo denuncias. Sus posteos en las redes y su voz desesperada a las amigas hablan en un lenguaje que es de la calle, de las movilizaciones, de la constatación cotidiana de que la rabia no alcanza, de que es necesario organizarla para cambiarlo todo. Pero todo, de cuajo. Porque su historia no es extraordinaria, es dolorosamente común».

El caso

El cuerpo de Úrsula fue hallado el lunes de la semana pasada cerca de las 20.30 entre unos pastizales en un campo ubicado a la altura del paraje Guido Spano, a unos 13 kilómetros de Rojas, en el noroeste de la provincia de Buenos Aires.  En ese lugar apresaron a Martínez, quien se habría auto provocado las lesiones que presentaba.

A través de cámaras de seguridad, los investigadores establecieron que la joven había dejado su moto en la puerta de un quiosco al que ingresó. Salió caminando y no pudo determinarse aún el rumbo que tomó y en qué circunstancias fue abordada por el policía, quien esa noche se desplazaba en un Peugeot 307.

El femicidio fue descubierto tras un alerta al 911 que realizó el tío del propio imputado,  quien recibió un llamado de su sobrino y le manifestó que «se había mandado una cagada».

Al llegar al lugar, la Policía encontró a la chica asesinada y al agresor malherido. Después del femicidio se clavó el arma homicida en el abdomen, adentro de su auto. Martínez intentó escapar a pie por los pastizales, pero fue reducido y quedó apresado.

La autopsia determinó que la joven fue asesinada de 15 puñaladas en la espalda, el torso y el cuello con un cuchillo de carnicería hallado en la escena del crimen.

El oficial tenía tres sumarios en curso en Asuntos Internos, uno de ellos por amenazar a una superior diciéndole: «Si me trasladan, tiro una bomba».

(Gentileza lacomuna)

Top