Usted esta aquí
Inicio > Alto Valle >

“Muchas veces somos los testigos del último momento del paciente”

“Muchas veces somos los testigos del último momento del paciente”:

Foto – Gentileza

Patricia Vogl, médica clínica de Roca, hizo pública durante el mes de mayo una carta donde relata en primera persona la dura tarea de atender y acompañar a los pacientes covid, internados en terapia intensiva. En diálogo con el programa “120 Noticias” de medio local, contó el trasfondo de tan crudo y desgarrador testimonio.

“Mirar los ojos llenos de miedo de quién no puede respirar y al que se le avisa que va a ser intubado y conectado a un respirador (si tiene suerte). Ser receptor de las que quizás sea la última mirada y las últimas palabras de un ser humano. Sentir la mano que aprieta fuerte cuando le decís a tu paciente que no tiene chances de una cama en terapia, porque no hay. Reanimar a un paciente que se iba de alta por covid, por muerte súbita; a quien la familia lo esperaba en su casa, donde no llegará. Ver pasar a un colega de 44 años en una bolsa negra porque no resistió a la Covid. Pásarse 48 horas tratando de conseguir una cama con oxígeno o una cama en terapia para los pacientes que aguardan en los pasillos de los hospitales de Río Negro, desde Cipolletti a VIedma, de Campo Grande a Jacobacci”, relató la médica roquense Patricia Vogl.

Ella es médica clínica, terapista y comunitaria. Actualmente hace guardias en el sector de Clínica Médica del hospital López Lima y está a cargo de la residencia de Clínica Médica del sanatorio Juan XXIII, donde también coordina las internaciones covid. El año pasado, desarrolló su actividad en la UTI de Allen. 

“No es lo mismo enfrentar la pandemia este año que el año pasado, primero porque el año pasado era todo a conocer y estábamos aprendiendo sobre la enfermedad. Perdimos compañeros, nos enfermamos y seguimos adelante”, aseguró Patricia, quien sin embargo manifestó: “este año esperamos la segunda ola con otros elementos y pensando que iba a ser algo más llevadero, porque ya estábamos vacunados y porque sabíamos de qué se trataba, pero nos encontramos con otra realidad que de alguna manera nos arrasó”.

Asimismo, contó que el panorama cambió porque la edad de los pacientes internados es mucho menor gracias al plan de vacunación enfocada en los mayores de 60 años. “Ahora nos encontramos con otro universo de pacientes, gente entre 30 y 50 años como promedio”, explicó.

“Muchas veces somos los testigos del último momento del paciente, que muchas veces está solo sin su familia. Sabemos que a veces quizás sea la última palabra que el paciente diga antes de ir a un respirador del cual no sabemos si va a salir” concluyó Patricia, al mismo tiempo que aseguró que la letalidad en internados por covid es muy alta ya que entre 60 y el 80% de los pacientes que deben ser conectados a un respirador fallece.

 

(Gentileza mediosdelaire)

Ir arriba