Usted esta aquí
Home > Regionales >

No logran identificar el cuerpo encontrado en Casa de Piedra

No logran identificar el cuerpo encontrado en Casa de Piedra

La fiscalía trabaja en diversos frentes para terminar de resolver el caso del empleado judicial desaparecido el jueves pasado. Para los investigadores sólo resta encontrar el cuerpo de Javier Videla, quien fue secuestrado por Antonio Colicheo, que permanece preso con prisión preventiva pero con un cargo menor como es la desaparición forzada de persona. Pero hay una pata suelta aún, quién es la mujer encontrada muerta y que vínculo tiene su ejecución con estos dos hombres.

Si bien las pruebas balísticas se conocen desde el viernes, como publicó mejorinformado.com el domingo, el arma utilizada para asesinarla de un disparo en la cabeza mientras estaba de rodillas, es la misma que disparó el proyectil encontrado en el Chevrolet Vectra en el que se llevaron a Videla. De esa misma arma, una pistola 9 milímetros secuestrada durante la detención de Colicheo, salieron los dos disparos que dieron en la puerta del departamento del empleado judicial y que tenían como destino su novio Julio Sánchez.

Pero el avanzado estado de descomposición del cuerpo, más el accionar de animales salvajes en el campo “La Perseverancia” complican la tarea de los peritos para extraer las huellas digitales y comenzar con la tarea de cotejarlas con la base de datos. Los investigadores confirmaron que no hay denuncias de mujeres desaparecidas en la región que puedan responder a esas características. 

Tampoco hay precisiones sobre el móvil del hecho. Si bien el novio de Videla anticipó que se trataba de un robo “porque Javier tiene un muy buen trabajo”, los investigadores desconfían y analizan una y otra vez el testimonio de la pareja del empleado judicial. Si bien el momento que le tocó vivir fue muy traumático, hay detalles que no encajan en el relato

De la misma manera tampoco cierra la aparición del Vectra a apenas unos metros del departamento donde sucedió el hecho, pero casi 12 horas después. Mientras la Policía trabajaba en el departamento buscando rastros y evidencias, y del mismo modo se rastreaba el auto azul por todas las ciudades de la zona y había diferentes controles en las rutas, el vehículo apareció estacionado a la vuelta.

Por el momento no hay registros de videos. Las cámaras de monitoreo de la Policía no registraron el paso del auto durante la madrugada. Aunque, surgió una posibilidad que mantiene esperanzados a los investigadores. Sobre Saavedra, donde apareció estacionado el auto, una de las viviendas tiene cámaras de seguridad, pero su dueño, un albañil, quedó varado hace meses en Chile y no se sabe si el sistema funciona y menos que mantenga la grabación. 

El fiscal Luciano Garrido habló por primera vez con la prensa luego de 4 días de búsqueda. Confirmó que “son tres hechos puntuales los que se están investigando en este momento: la privación ilegítima de la libertad de Videla, la tentativa de homicidio de la pareja de la víctima, Julio Sánchez, y el tercer hecho es un femicidio, causa que surge durante los rastrillajes para dar con el trabajador judicial. Aún se desconoce la identidad de la mujer”.

Además de Colicheo, a quien le formularon cargos el viernes por el intento de homicidio de Sánchez y el secuestro de Videla, durante las primeras horas de la investigación se detuvo a otras dos personas. La mujer de Colicheo y el propietario del campo, pero ambos quedaron en libertad, aunque no se los desvinculó de la causa.

Videla desapareció el jueves a las 0.30, su novio relató que cerca de las 21 salió junto con Colicheo, al que le había encargado el arreglo de un auto, hacia Allen a buscar un vehículo. Cerca de las medianoche, regresó sólo Colicheo y le dijo a Julio que Javier venía en camino. Mientras lo esperaban, ambos comieron algo en el interior del departamento y cuando se levantó para ir al baño, Colicheo salió del departamento. 

En la denuncia relata que desde el baño escuchó el ruido de la bocina de la alarma del auto y que cuando salió del departamento ve como Colicheo se sube al Vectra. En ese momento escucha un grito de Javier, que desde adentro del auto le dice “Julito, corré, metete en el departamento”. Luego se escucharon dos disparos y el auto que salió a toda velocidad.

En el Vectra se encontraron muchísimas manchas de sangre, un disparo en un parante, vainas servidas de una pistola 9 milímétros y los anteojos de Videla tirados sobre la alfombra.

Gentileza mejorinformado

Top