Usted esta aquí
Home > Regionales >

Ofrecen recompensa por datos sobre el judicial desaparecido

Ofrecen recompensa por datos sobre el judicial desaparecido:

Sin rastros Javier Videla desde el 4 de marzo cuando fue secuestrado por el mecánico que le reparaba el auto, la fiscalía apuesta a que una recompensa de 1 millón de pesos pueda ayudar para que algún arrepentido aportes datos sobre la ubicación del empleado judicial. 

El Gobierno de Río Negro aceptó el pedido de la Justicia y estableció el pago de una suma máxima de $1.000.000 destinada a todas aquellas personas que aporten datos útiles o información fehaciente para dar con el paradero de Videla. Por su desaparición se encuentra detenido el mecánico Gregorio Antonio Colicheo, pero nunca más se supo nada del empleado judicial. 

La causa está casi paralizada, sólo resta conocer el resultado de diferentes análisis genéticos de la sangre encontrada en el auto de Videla, como también de la ropa que tenía Colicheo al momento de la detención, unas siete horas después del secuestro, ocurrida el 4 de marzo cerca de la 1 de la mañana en un departamento de la zona del IUPA en Roca.

Por el caso, Colicheo, un hombre con antecedentes y de dudosa reputación, fue detenido y acusado por desaparición forzada de persona y por el intento de homicidio de la pareja de Videla, a quien le disparó en el momento que se llevó secuestrado al empleado judicial. También se le formuló cargos por el homicidio de una mujer, Alejandra Casmuz, quien fue encontrada enterrada en un campo en Casa de Piedra, donde el imputado trabajaba y al que fue a refugiarse.

Mientras, y para resguardar su integridad física, el imputado fue trasladado a la cárcel de Viedma, porque en Roca se encuentra detenido hace varios años Diego Casmuz, el padre de la mujer de 29 años encontrada muerta en Casa de Piedra, y se temía algún tipo de venganza dentro del establecimiento de Ejecución Penal de Roca.

La trama del caso es absolutamente extraña y desde el equipo de investigación que comanda el fiscal Luciano Garrido no encuentran vínculo entre los dos casos más allá de que el autor es la misma persona. El arma con la que se ejecutó a la mujer y con la que Colicheo disparó contra Julio Sánchez, la pareja de Videla es la misma 9 milímetros robada a un policía jubilado de Neuquén. También en el auto del empleado judicial se encontró un casquillo de bala en uno de los parantes y tiene coincidencia con esa pistola.

Gentileza mejorinformado

Top