Usted esta aquí
Home > Regionales >

¿Qué pasará con los alumnos si el maestro no vuelve a la escuela?

El gobierno rionegrino proyecta el regreso a las clases presenciales en toda la provincia, pero hay una pregunta central que todavía no tiene respuesta. ¿Qué pasará con los alumnos cuyos docentes ya tienen decidido seguir trabajando desde sus hogares?



Te puede interesar:

Coronavirus: cuatro muertos y 233 nuevos casos en Río Negro


La preocupación fue en aumento durante esta semana, porque desde el mismo martes en el que se reintegraron los maestros y profesores empezaron a formalizarse las dispensas de trabajadores que forman parte de los grupos de riesgo ante el coronavirus.

“Dispensas y suplencias de dispensas es lo que está en debate todavía, porque no hay nada, ni siquiera a nivel nacional, que diga que por ser grupo dispensado se tiene que cubrir la licencia”, sostuvo el secretario de Educación de la provincia, Gabriel Belloso, ante una consulta de LA COMUNA.



Te puede interesar:

Por obras, Edersa anunció cortes programados para este viernes en Roca


¿Cuántos son los agentes del sistema educativo provincial que se encuentran dentro de esa franja de potencial peligro ante el covid-19?

Desde la cartera educativa se excusaron ayer de brindar ese dato, asegurando que están trabajando en estos días en un relevamiento puntual que determine el número de personas alcanzadas por el derecho a ejercer sus labores bajo el entorno virtual.

Directores y supervisores que dialogaron ayer con RÍO NEGRO admitieron que es una posibilidad concreta que los alumnos del Nivel Inicial y Primario con docentes dispensados tengan que empezar el ciclo lectivo con virtualidad casi plena, pudiendo asistir a los establecimientos sólo para las materias a cargo de otros trabajadores, como educación física y plástica.

En Nivel Medio el impacto sería menor, porque exigiría virtualidad plena para las horas específicas del profesor que trabajará desde su hogar.

De acuerdo con el Protocolo de Procedimientos, Recomendaciones y Cuidados para el Regreso Presencial a Clase, existen seis situaciones diferentes en las que un trabajador del sistema educativo queda exceptuado de la asistencia laboral: a) Quienes revistan la condición de “casos sospechosos”; b) Quienes posean confirmación médica de ser positivo covid-19; c) “Contactos estrechos” de las personas comprendidas en los apartados a) y b) precedentes en los términos en que se establece; d) Personas mayores de sesenta (60) años de edad; e) Embarazadas; f) Grupos de Riesgos.

En este último sector se encuentran quienes tienen enfermedades respiratorias crónicas; enfermedades cardíacas; inmunodeficiencias congénitas o adquiridas (no oncohematológica); pacientes oncohematológicos y trasplantados; obesos mórbidos; diabéticos y personas con insuficiencia renal crónica en diálisis o con expectativas de ingreso a diálisis en los siguientes seis meses.

El dilema sobre las clases para alumnos con docentes dispensados no es exclusivo de Río Negro, aunque en otras provincias ya surgieron respuestas.

Por caso, el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, anunció ayer un programa para el Fortalecimiento de la Planta de Docentes y Auxiliares con el que se cubrirán suplencias de profesionales de la enseñanza.

La medida contempla una inversión adicional de $1.450 millones, lo que equivale a incorporación de 21 mil docentes durante tres meses y será destinado a todas las escuelas de gestión estatal y privada subvencionadas, indicaron fuentes oficiales.

Los docentes que realicen estas tareas “percibirán los módulos en forma complementaria al salario habitual”, se explicó.


Unter rechaza la «presencialidad compulsiva»


El gremio Unter presentó una nota al ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, en la que manifestó su rechazo a “la vuelta a la presencialidad de manera compulsiva” y planteó que “recurrir a la buena voluntad para resolver la cobertura de tareas, que otros compañeros no pueden cumplir por estar dispensados, no son soluciones para resolver la continuidad del proceso educativo”, sino que “por el contrario, generan mayor malestar y conflicto”.

Dentro de ese marco, también se advirtió la “discriminación que sufren los docentes que ven negada la dispensa por tener bajo su cuidado a niños menores de 12 años”.

El documento entregado en la reunión del miércoles en Bariloche sostiene que además de ser injusto no incluir a los docentes en la dispensa que sí tienen los auxiliares, también es discriminatorio “no contemplar la situación de quienes tienen a cargo a personas de riesgo o deben trasladarse a sus lugares de trabajo en trasporte público”.

Para la Unter el escenario también genera un perjuicio para los estudiantes, porque “si no se designa suplentes de los docentes dispensados, no tendrán la misma oportunidad de seguimiento y atención a sus trayectorias”.

(Gentileza lacomuna)

Top