Usted esta aquí
Inicio > Regionales >

Renunció el obispo que ocultaba a un pedófilo en su diócesis

Renunció el obispo que ocultaba a un pedófilo en su diócesis
El cuestionado obispo de la diócesis del Alto Valle, el cordobés Marcelo Cuenca presentó su renuncia y el Papa Francisco se la aceptó. Se supo que presentó dimisión hace unos unos meses y una comisión del Vaticano fue la encargada de analizar la situación, hasta que se confirmó su alejamiento.

Monseñor Cuenca, de 66 años llegó a Roca en 2010, en reemplazo del carismático Néstor Navarro, un cambió que toda la comunidad católica sintió y se lamentó. Recibió numerosos cuestionamientos, además se enfrentó con referentes de organizaciones sociales por sus posicionamientos ideológicos. En marzo de 2020, un enviado desde el Vaticano se entrevistó con integrantes de la iglesia católica de toda la zona, para conocer detalles sobre el ministerio episcopal del obispo Marcelo Cuenca.

Cuenca fue cuestionado desde su llegada a la ciudad desde distintos sectores del catolicismo roquense, entre otras cosas por su accionar diario, y sus conductas calificadas por lo bajo de “autoritarias”. Los reclamos, de acuerdo a lo confirmado por referentes de la comunidad católica, llegaron incluso a la Nunciatura en Buenos Aires. Además, el más fuerte reclamo ha sido porque en Roca se encuentra viviendo y con la protección de Cuenca el cura Luis Bergliaffa, con sanción vigente hasta el 2024 por el abuso de una niña en Córdoba, un hecho que jamás fue juzgado en la Justicia. En enero de 2017, durante una misa, Cuenca se refirió a Bergliaffa ante los fieles y dijo  que el religioso acusado está en Roca en carácter de “huésped”. Además, agregó que instruyó a abogados a que trabajen en el caso, ya que a su entender la prensa “desinforma” a la sociedad. Además, en 2013, el renunciado obispo se refirió al caso Grassi y dijo en un medio radial que el cura era “totalmente inocente y que la Justicia se equivocó, ya que terminó por responder a un poder económico que en teoría habría ´armado´  la causa”.

Y por otro lado, hacia el interior de la institución, las decisiones y dichos del obispo Marcelo Cuenca en su accionar cotidiano, derivaron en reclamos a la Nunciatura en Buenos Aires y una juntada de firmas que ya reunió unas 3400 adhesiones, en la plataforma Change.org.

De momento, el Papa Francisco nombró administrador apostólico de Alto Valle del Río Negro a monseñor Alejandro Benna, obispo titular de Vardimissa y obispo auxiliar de la diócesis de Comodoro Rivadavia en Chubut.

La información fue hecha pública hoy en forma simultánea en Roma y en Buenos Aires.

La diócesis de Alto Valle del Río Negro
Fue creada el 22 de julio de 1993 por el papa San Juan Pablo II, comprende, en la provincia del Río Negro, los departamentos de General Roca y El Cuy, con una superficie de 37.130 kilómetros cuadrados y una población de 372.657 habitantes. Cuenta con 19 parroquias, 28 sacerdotes de los cuales 20 son diocesanos y 8 religiosos,7 diáconos permanentes, y 35 institutos educativos de la Iglesia.

La catedral Nuestra Señora del Carmen y la sede episcopal están en la ciudad de Roca.

Gentileza mejorinformado

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!
¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!
Ir arriba