Usted esta aquí
Inicio > Regionales >

Robó, lo descubrieron. salió y volvió a robar

Robó, lo descubrieron. salió y volvió a robar
Robó, lo descubrieron. salió y volvió a robar

Existe una máxima entre los invetigadores policiales, que asegura que un delincuente siempre vuelve a la escena del hecho. Y esta se cumplió en el Hospital de Roca, donde el ladrón detenido por robar 31 mil dósis de psicotrópicos en la farmacia del López Lima, recuperó la libertad y volvió, esta vez para una computadora y otros elementos del sector radiología.

El robo de 31 mil dósis de medicación para pacientes con trastornos psiquiátricos de la casi vacia farmacia del Francisco López Lima obligó a la Brigada de Investigaciones de Roca a moverse con rapidez. Es que no sólo cientos de personas quedaron sin recibir su medicación, que algunos hacía varios meses que estaban en la espera incluso con sentencias judiciales a su favor. Sino que también dejó expuesta la pobreza que evidencia el hospital más importante de Río Negro, al menos por su complejidad. 

Los empleados que abrieron el viernes por la mañana la farmacia, encontraron que las cosas no estaban igual que el día anterior. Si bien están bastante acostumbrados a encontrar las estanterías vacias, por el importante faltante en medicación, había algo más. Alguien habia ingresado durante la madrugada y se habia llevado 31 mil pastillas de Clonazepam y Alplasolal, junto con un reloj de pared, un antiguo equipo de música, un parlante, termos, mates y tazas.

Los investigadores policiales se movieron con sagacidad y rápidamente pudieron individualizar al pricipal sospechoso. Pero se presentó un problema muy importante, es que el hombre señaado no tiene domicilio fijo y suele andar semanas enteras en la calle, sobre todo en el sector norte de la ciudad. De todas maneras revisaron cámaras de seguridad y lograron saber en qué lugar había dejado el botín. Así fue como consiguieron la orden de allanamiento correspondiente y encontraron todo lo robado.

El hombre quedó detenido al mediodía y cerca de las 17 fue liberado. La Justicia lo notificó del inicio de una causa en su contra por robo y nuevamente salió a la calle. Dolido en su orgullo por haber sido descubierto, el delincuente no dejó pasar la oportunidad y caminó las casi 20 cuadras que separan la Comsiaría 31° del hospital, volvió a ingresar como si nada y cometió un nuevo robo.

La Brigada de Investigaciones recuperó todo lo robado de la farmacia del hospital.

Esta vez, a plena luz del día, se escabulló por los distintos pasillos hasta que llegó al área radiología, de donde se llevó una notebook, billeteras del personal que se encontraba trabajando y las llaves de la camioneta de un empleado. Cuándo las víctimas se dieron cuenta de lo sucedido, le avidsaron al personal de seguridad, que revisó las cámaras de seguridad y se sorprendieron al ver que se trataba de la misma persona que unas 12 horas antes había ingresado a robar en la farmacia.

 

En resumen:
Resumen en español del contenido en 100 palabras

Existe una máxima entre los invetigadores policiales, que asegura que un delincuente siempre vuelve a la escena del hecho. Y esta se cumplió en el Hospital de Roca, donde el ladrón detenido por robar 31 mil dósis de psicotrópicos en la farmacia del López Lima, recuperó la libertad y volvió, esta vez para una computadora y otros elementos del sector radiología.

El robo de 31 mil dósis de medicación para pacientes con trastornos psiquiátricos de la casi vacia farmacia del Francisco López Lima obligó a la Brigada de Investigaciones de Roca a moverse con rapidez. Es que no sólo cientos de personas quedaron sin recibir su medicación, que algunos hacía varios meses que estaban en la espera incluso con sentencias judiciales a su favor. Sino que también dejó expuesta la pobreza que evidencia el hospital más importante de Río Negro, al menos por su complejidad. 

Los empleados que abrieron el viernes por la mañana la farmacia, encontraron que las cosas no estaban igual que el día anterior. Si bien están bastante acostumbrados a encontrar las estanterías vacias, por el importante faltante en medicación, había algo más. Alguien habia ingresado durante la madrugada y se habia llevado 31 mil pastillas de Clonazepam y Alplasolal, junto con un reloj de pared, un antiguo equipo de música, un parlante, termos, mates y tazas.

Los investigadores policiales se movieron con sagacidad y rápidamente pudieron individualizar al pricipal sospechoso. Pero se presentó un problema muy importante, es que el hombre señaado no tiene domicilio fijo y suele andar semanas enteras en la calle, sobre todo en el sector norte de la ciudad. De todas maneras revisaron cámaras de seguridad y lograron saber en qué lugar había dejado el botín. Así fue como consiguieron la orden de allanamiento correspondiente y encontraron todo lo robado.

El hombre quedó detenido al mediodía y cerca de las 17 fue liberado. La Justicia lo notificó del inicio de una causa en su contra por robo y nuevamente salió a la calle. Dolido en su orgullo por haber sido descubierto, el delincuente no dejó pasar la oportunidad y caminó las casi 20 cuadras que separan la Comsiaría 31° del hospital, volvió a ingresar como si nada y cometió un nuevo robo.

La Brigada de Investigaciones recuperó todo lo robado de la farmacia del hospital.

Esta vez, a plena luz del día, se escabulló por los distintos pasillos hasta que llegó al área radiología, de donde se llevó una notebook, billeteras del personal que se encontraba trabajando y las llaves de la camioneta de un empleado. Cuándo las víctimas se dieron cuenta de lo sucedido, le avidsaron al personal de seguridad, que revisó las cámaras de seguridad y se sorprendieron al ver que se trataba de la misma persona que unas 12 horas antes había ingresado a robar en la farmacia.

 


Gentileza mejorinformado
Ir arriba