Usted esta aquí
Inicio > Regionales >

Sueño cumplido: el hijo del Potro Rodrigo viaja a Japón

Sueño cumplido: el hijo del Potro Rodrigo viaja a Japón

Ramiro Bueno, el hijo del famoso cantante cuartetero Potro Rodrigo, se encuentra cumpliendo un sueño largamente anhelado: viajar a Japón. Aunque el oriundo de Córdoba había planificado este viaje para el año 2020, la pandemia lo frustró. No obstante, movido por un gran interés en la cultura japonesa, decidió retomar su objetivo y realizar la travesía junto a un grupo de amigos.

En una entrevista desde territorio japonés, el hijo de Rodrigo reveló detalles sobre su emocionante aventura y su deseo de seguir los pasos de su padre, aunque no en el mundo del cuarteto. Ramiro aseguró que la cultura japonesa ha sido una pasión que lo acompaña desde su infancia, y este viaje representa la oportunidad de sumergirse aún más en ella.

El joven cantante y periodista deportivo contó cómo surgió la idea de este viaje. «Originalmente, planeaba viajar en el año 2020 para cubrir los Juegos Olímpicos de Tokio. Sin embargo, la pandemia frustró esos planes. Después de varios años, finalmente pudimos viajar este año, aprovechando también para disfrutar de unas merecidas vacaciones», confesó Ramiro.

Además de deleitarse con los encantos y la belleza de Japón, Ramiro también tiene en mente utilizar su viaje como inspiración para su carrera musical. «Estoy próximo a estrenar dos temas nuevos y, posiblemente, incluya imágenes de mi viaje en los videos. Quiero compartir un poco de esta experiencia tan maravillosa con mis seguidores», adelantó entusiasmado.

Pero las buenas noticias no terminan ahí. El hijo del Potro anunció que tiene programado su primera presentación en Córdoba, su ciudad natal, lo que representa un importante paso en su carrera artística. «Estoy seguro de que esta oportunidad en Córdoba tiene que ver con mi padre, quien me acompaña desde el cielo», expresó con gratitud.

Sin lugar a dudas, este viaje a Japón representa la concreción de un sueño para Ramiro Bueno. Aunque las circunstancias impidieron que se realizara en el momento previsto, su perseverancia y esfuerzo lo llevaron a cumplirlo. «Lo más gratificante de todo esto es que logré realizarlo gracias a mi trabajo como administrativo de lunes a viernes y al dinero que fui ganando con la música», mencionó orgulloso.

Ramiro concluye entre risas, confesando que deberá volver a Buenos Aires para retomar sus responsabilidades laborales, de lo contrario, se quedaría en Japón por más tiempo. Para él, este viaje ha sido una experiencia inolvidable, llena de aprendizajes y gratas sorpresas, que seguramente enriquecerán tanto su vida personal como su carrera profesional.


Ir arriba