Usted esta aquí
Home > Regionales >

Trasladaron a un capo narco roquense a Senillosa

Trasladaron a un capo narco roquense a Senillosa:

A poco de cumplir un mes preso, el jefe narco roquense Miltón Prado fue trasladado a la prisión federal de Senillosa, donde deberá cumplir la pena de 6 años por venta de droga y además deberá enfrentar al menos dos juicios más por el hallazgo de 5 kilos de cocaína y 3 en otro, procedimientos de los que logró zafar gracias a la participación de sus soldaditos.

El “Tío” como lo apodaban sus subordinados a la hora de hablar de él, estuvo hasta este fin de semana en la U5 de Roca, pero al ser una cárcel de mínima seguridad, el Juzgado Federal de Roca decidió trasladarlo en una primera instancia a Senillosa y luego deberá ir a Rawson, por su nivel de peligrosidad. 

Prado, de 37 años, era sindicado por los investigadores antinarcóticos como el líder de la organización que proveía cocaína a distintos kioscos narcos de la ciudad. Por más que estaba identificado, cada vez que intentaban detenerlo, la información se filtraba y el líder alcanzaba a escapar.

El pasado 17 de junio, Prado fue encontrado en la casa de su mamá, en un operativo sorpresa del que no pudo escapar. Según se supo, ese día la Policía de Río Negro hizo varios allanamientos en algunos kioscos, y al enterarse, el “Tío” mandó a sus soldaditos a encontrarse en una vivienda de la calle Defesa y Jilgueros de Quinta 25. La comunicación de los policías con el Juez Hugo Greca fue más rápida y llegaron primero con la orden de allanamiento en la mano, sin darle chances de poder escapar.

Prado está condenado a casi 6 años de cárcel por liderar una banda que vendía y distribuía droga desde el establecimiento de Ejecución Penal II de Roca. Luego al salir se quedó con todo el negocio montado por otro líder narco, Javier Luna, con quien compartía celda en la ex alcaidía.

Se espera que antes de fin de año enfrente dos causas más en la que está involucrado. En una, apenas comenzada la pandamia, fue encontrado un cargamento de 5 kilos de cocaína, pero Prado logró escapar. A partir de ese momento se transformó en el delincuente más buscado de la ciudad. Posteriormente, en otro procedimiento realizado en septiembre, la Policía incautó 3,5 kilos de la misma droga, que estaba en la casa de la novia de Prado, sin embargo el “Tío” se escapó por una de las ventanas.

Este año, la Brigada de Toxicomanía llegó a un puesto ubicado en la zona rural al norte de Roca, con el dato fehaciente de que en ese lugar aguataba Prado, pero cuando llegaron los móviles ya no había nadie. Se dice que ese día escapó del campo corriendo.

De acuerdo con la información que maneja el Juzgado Federal, Prado tenía aceitado el movimiento de la droga que llegaba en grandes cantidades y era almacenada en campos ubicados en el sector norte de la ciudad. Luego era trasladada a distintos bunkers de barrio nuevo o Quinta 25. Es más, tras descubrir una fiesta clandestina en un sótano, en la que había 150 personas, aseguran que esa propiedad es de Prado y era utilizada para fragmentar los ladrillos y armar los conocidos bagullos.

 

Gentileza mejorinformado

Top