Usted esta aquí
Home > Agua >

Un problema histórico de barrio Porvenir: el relato de vecinos en primera persona

La tormenta que azotó la región y particularmente a General Roca, el pasado 20 y 21 de abril, una vez más dejó en evidencia la ausencia del Estado y sus falencias a la hora de asistir a las familias.

El problema de barrio el Porvenir, que incluye a las 260 viviendas, es estructural y si bien se han intentado realizar mejoras, no son efectivas para tamaña problemática que enfrentan los vecinos del lugar.

Los vecinos de distintos sectores del barrio relatan una y otra vez el recuerdo y la huella que dejó el verano del 99: “tuvimos una inundación muy grande donde el agua entro más de un metro en las casas”. De aquella vez, hay registro de gente en canoa.

Cada vez que la lluvia cae y que el pronóstico habla de tormenta, los vecinos se alertan y preparan para el peor de los escenarios, rogando para que no sea demasiada agua.

Claudia, Jachal entre Tucumán y Mitre

Ella junto a sus hijos, luego de la tormenta, estuvieron cerca de una semana sin poder habitar su casa (del martes al lunes) debido a la cantidad de agua que ingresó. “Las paredes están muy húmedas todavía”, cuenta.

La lluvia no es el único inconveniente ya que “también desbordan los pozos ciegos y se nos mete todo ese líquido en los baños”, relata.

Juana, Calle 107 y Tucumán

La primera noche del temporal tuvo que desenchufar todo y cortar la luz porque “ya sé cómo viene la mano cuando hay alerta de tormenta”, y agrega a su relato que “pongo una madera en la puerta para que no entre agua”.

Ella es una vecina más que cuenta que reventaron las cloacas y que el agua servida le entró al baño. “Nadie nos da bolilla, llamamos y no nos dicen nada”, cuenta con fastidio.

Manuel, Calle 107 y 9 de Julio

“Es la tercera vez que me pasa esto” inicia Manuel, a quién la suerte no lo viene acompañando ya que hace unas semanas atrás se le incendió el taller mecánico que tiene en la casa.

“Estoy cansado, nos presentamos a la justicia y no hubo ninguna solución, me cansé, el municipio nunca aparece, ya no sé qué hacer, estoy resignado” cuanta con tono desganado mientras sus muebles se secan afuera de la casa durante las horas que hay sol.

Manuel tuvo más de 20 centímetros de agua dentro de su casa por varios días. Sobre aquel martes y miércoles de la semana pasada, cuando la tormenta se hizo presente, relató que llamaron una y otra vez para pedir asistencia: “nos dijeron que al otro día que nos iban a mandar a las 11 una asistente social pero nunca apareció, esa noche no dormimos nada, decime vos ¿para qué me sirve una asistente social cuando estamos inundados?”

Beba, Jachal entre Tucumán y 9 de Julio

“No se puede salir cada vez que llueve un poco fuerte” cuenta y su explicación parece ser sólida: “Hoy hay un lugar donde se junta toda el agua que viene por 25 de mayo desde Roca y desde Allen, ahí llegan las dos corrientes de agua y se forma una laguna, a ese lugar, los vecinos lo llaman La Palangana”, ese sector está ubicado en Limay y 9 de Julio, justo debajo de Ruta 6.

Además, cuenta que “hay vecinos que vienen a tirar mugre al desagüe que se hizo paralelo a 9 de Julio, no se limpia, hay yuyos, es un abandono total”.

 

Un problema histórico: “No es la primera vez que pasa esto” 

 

José y Beba nos cuentan su experiencia de aquel 26 de enero del 1999: “tuvimos que cambiar todo el piso de la casa, en esa época se desbordó el Canal Grande y el desagüe de la Villegas y se vino toda el agua para acá, nos tuvimos que ir de casa porque de abajo de la tierra salían alacranes y todo tipo de bichos, 20 días tardamos en volver”.

Otro de los relatos cuenta que “hubo una casa que le entraba el agua por las ventanas”.

Aquella vez, los vecinos tuvieron que hacer un agujero, como un túnel, por debajo de la vía, con pico y palas para que el agua corra para el otro lado.

Años anteriores incluso, cuando recién comenzaba a poblarse esa zona, cuentan los vecinos con más años en el lugar, que hubo una señora que la tuvieron que sacar por la ventana en un carrito porque no podía salir de su casa. 

Hoy, sigue habiendo un gran problema y es estructural, sectores del barrio están cerca de un metro por debajo del nivel de las vías del tren.

Gentileza anr

Top