Usted esta aquí
Inicio > Regionales >

Una jueza evitó que el ex de una mujer se quede con la casa

Luego de soportar violencia familiar, incluso hasta varios años después de separada, una mujer inició una demanda contra su ex para recuperar lo invertido en la antigua casa familiar, una jueza de Familia incluyó en su fallo la perspectiva de género y resolvió en contra del planteo del abogado del hombre, quien pretendía lograr la prescripción por el tiempo transcurrido hasta que entabló el juicio.

Cuando aún eran pareja, los dos destinaron dinero de sus ingresos para construir la vivienda familiar, en el medio la violencia hacia la mujer se hacía cada vez más insoportable, hasta que en 2013 ella tomó la decisión de terminar la relación y tuvo que dejar la casa, pese a haber invertido sus ahorros allí.

En su fallo, la jueza Andrea Tormena, del Juzgado de Familia 16 de Roca, dejó en claro que tuvo en cuenta el contexto general de la historia de violencia familiar de la que la mujer fue víctima. Luego del análisis, concluyó que la prescripción debía comenzar a contarse mucho después de la separación efectiva, sino desde que “la mujer estuvo en condiciones psicológicas y emocionales de ocuparse de las cuestiones materiales.

Tormena valoró que en todo el tiempo anterior, a partir de la ruptura, la mujer “se vio forzada a ocupar su tiempo, energías y disponibilidad en procurar su propia integridad psicofísica”, todo en base a los informes psicológicos elevados por los especialistas que atendieron a la víctima.

El abogado defensor intentó que la causa caiga porque el plazo de prescripción debía contarse desde la separación, ocurrida a finales de 2013. Por eso, cuando la mujer inició el reclamo económico en 2018, alegó que ya había perdido el derecho a iniciar el juicio.

Pero la jueza enumeró la cantidad de denuncias e incidentes por violencia familiar en el marco de la Ley 3040 que se sucedieron desde 2013, que incluyeron reiteradas violaciones a las prohibiciones de acercamiento e incluso una orden de arresto contra el hombre. Y concluyó que recién en septiembre de 2016 la mujer estuvo “en condiciones emocionales” de avanzar en su reclamo por el dinero invertido en la vivienda.

La fecha definida para iniciar el cómputo de la prescripción fue el “alta” de intervención que emitió el Organismo Proteccional SENAF, cuando concluyó que por fin la mujer estaba fortalecida. “Se debe ponderar que, en el caso de víctimas de violencia de género, en el marco de las relaciones intrafamiliares, el ‘tiempo’ de reparación no es cronológico, sino que resulta de los mecanismos personalísimos con los que se cuentan para lograr superar tanto desde lo emocional, motivacional y/o cognitivo las circunstancias que ocasionaron la situación”, explica el fallo.

“No basta con tomar la decisión de romper con el ciclo de la violencia, sino que además implica desaprender conductas y lograr el empoderamiento necesario para defender otros intereses, en ese caso materiales”, concluyó.

 

 

Gentileza mejorinformado

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!
Ir arriba